'Precious' se lleva máximos premios en Spirit Awards

sábado 6 de marzo de 2010 04:49 GYT
 

LOS ANGELES (Reuters) - "Precious", la horrenda historia de una niña que sobrevive al incesto y lucha por aceptarse a sí misma, arrasó el viernes en los Spirit Awards, la versión del Oscar del mundo del cine independiente.

El filme se llevó cinco premios, incluido el de mejor película y mejor director. Sus protagonistas, la debutante Gabourey Sidibe y la comediante Mo'Nique, se llevaron a casa los premios a mejor actriz y mejor actriz de reparto, respectivamente.

Para Mo'Nique, quien interpreta a una madre abusiva, representó un triunfo absoluto durante la temporada de premios. El único galardón que le falta ganar es el Oscar de la Academia este domingo.

Pero la actriz de 42 años dijo a periodistas tras bambalinas que ella no ha preparado un discurso para recibir el Oscar, porque "creo que el universo diría, 'tienes una enorme frescura'".

Sidibe, de 26 años y una actriz desconocida que interpreta a una escolar analfabeta embarazada por su padrastro, recordó que su madre le daría dos dólares al día por ir al colegio. Ella ahorró el dinero y vio su primera película independiente en 1995, "Welcome to the Dollhouse".

"Quizás allí nació mi espíritu independiente", dijo Sidibe, quien se describió a sí misma como "algo torpe".

PANORAMA PARA EL OSCAR

La película, cuyo nombre completo es "Precious: Based on the Novel 'Push' by Sapphire", también obtuvo el premio al mejor guión para Geoffrey Fletcher. Lee Daniels, al aceptar el premio a mejor director, indicó que podría ser su última vez en el podio durante la temporada de premios.

"Kathryn Bigelow no está aquí esta noche, estoy yo", dijo Daniels entre lágrimas, refiriéndose a la directora de "Hurt Locker", quien es la favorita para llevarse el Oscar.   Continuación...

 
<p>La cantante Mariah Carey, la actriz Gabourey Sidibe (C) y el director Lee Daniels celebran despu&eacute;s que el filme "Precious" ganara en la noche del viernes el premio Spirits a mejor pel&iacute;cula en Los Angeles. REUTERS/Mario Anzuoni</p>