Mercader de arte de Nueva York se declara culpable de estafa

jueves 18 de marzo de 2010 21:13 GYT
 

Por Basil Katz

NUEVA YORK (Reuters) - Un mercader de arte neoyorquino se declaró culpable el jueves de diseñar un fraude de inversiones de arte por casi 100 millones de dólares que embaucó a la estrella del tenis John McEnroe, al actor Robert De Niro y a grandes nombres del mundo del arte.

Lawrence Salander, de 60 años, enfrenta una condena de seis a 18 años de cárcel y debe pagar 120 millones de dólares en restitución a las víctimas bajo un acuerdo de declaración de culpabilidad.

El hombre se declaró culpable frente a la Corte Suprema de Nueva York de 28 cargos de hurto.

Salander admitió un gran espectro de fraudes, que van desde vender acciones de la misma obra de arte a varios dueños a ofrecer piezas y embolsarse lo recaudado.

McEnroe perdió 2 millones de dólares tras invertir en parte de dos cuadros de Arshile Gorky, "Pirate I" y "Pirate II", que fue vendida al mismo tiempo a otro coleccionista y el ex tenista jamas recuperó el dinero, según las autoridades.

Diversas pinturas del padre de De Niro fueron vendidas sin el permiso del actor, añadieron fiscales.

"El deseo de Lawrence Salander por tener un estilo de vida extravagante transformó a amigos de larga data y confiados colegas de negocios en sus alcancías personales", dijo en un comunicado el fiscal del distrito de Manhattan Cyrus Vance.

El juez Michael Obus comentó que bajo el acuerdo de declaración de culpabilidad la sentencia de Salander será menor a los 25 años de cárcel que podría haber enfrentado si era condenado.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del ex tenista John McEnroe, asistiendo a un partido de la NBA de Los Angeles Lakers, en Los Angeles. Enero 2 2009. Un mercader de arte neoyorquino se declar&oacute; culpable el jueves de dise&ntilde;ar un fraude de inversiones de arte por casi 100 millones de d&oacute;lares que embauc&oacute; a la estrella del tenis John McEnroe, al actor Robert De Niro y a grandes nombres del mundo del arte. REUTERS/Lucy Nicholson/ARCHIVO</p>