En Gaza, el teatro permite una rara oportunidad para criticar

lunes 22 de marzo de 2010 09:44 GYT
 

Por Nidal al Mughrabi

GAZA (Reuters) - El teatro en Gaza es algo poco habitual, al igual que las críticas al movimiento islamista que controla la Franja. Así que no debería sorprender demasiado que una obra que da cabida a las frustraciones de los palestinos con sus dirigentes sea todo un éxito.

"El Cordón", que se estrenó este mes con audiencias de más de 1.000 personas en el principal auditorio de Gaza, critica a todas las partes implicadas en las amargas y a veces sangrientas divisiones que han entorpecido la búsqueda de un Estado independiente para los palestinos.

Pero en el empobrecido territorio costero bloqueado por Israel, la desesperación que sienten muchos se enfoca en Hamas, que tiene el monopolio virtual de la política y la economía desde que en el 2007 expulsó a las fuerzas leales al presidente apoyado por Occidente, Mahmoud Abbas.

La obra da a los espectadores, y a cualquier dirigente de Hamas que se sienta ofendido, muchas ocasiones de abuchear a Fatah, el partido de Abbas que dominó la vida palestina durante décadas, así como a otras formaciones, que entre todas comparten, según muchos palestinos, la responsabilidad por la caótica y con frecuencia corrupta gestión de su vida diaria.

"¡Los hemos escuchado! ¡Los conocemos y los hemos probado y estamos hartos de ustedes!", grita un personaje a un grupo de dirigentes políticos sobre el escenario.

Los partidos a los que pertenecen están indicados por el color de los cordones que atan sus carpetas llenas de papeles y que llegan hasta detrás del escenario, donde los espectadores asumen que sus líderes están atados por ese cordón umbilical a pagadores extranjeros.

El cordón verde es para Hamas, apoyado por Irán; el amarillo para Fatah, apoyado por Occidente; el rojo para izquierdistas como el Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP), y el negro es de la Jihad Islámica y sus aliados.

Cada burla es recibida con risas y aplausos de la audiencia, que se ve reflejada en las escenas de desesperación en un escenario que muestra un campo de refugiados, con las paredes cubiertas de pintadas de las facciones rivales.   Continuación...