23 de marzo de 2010 / 11:44 / hace 8 años

Sedientos peruanos atrapan la niebla con redes

<p>Abel Cruz, l&iacute;der del grupo Los Peruanos sin Agua, muestra su "atrapa nieblas" en el barrio Bellavista del Para&iacute;so, Per&uacute;, mar 19 2010. Atrapar niebla con redes es la soluci&oacute;n para la escasez del agua de las personas que viven m&aacute;s all&aacute; de las tuber&iacute;as en un arenoso barrio pobre en las afueras de la capital, Lima. REUTERS/Mariana Bazo</p>

Por Luis Andrés Henao

BELLAVISTA DEL PARAISO ALTO, Perú (Reuters) - Atrapar niebla con redes es la solución para la escasez del agua de las personas que viven más allá de las tuberías en un arenoso barrio pobre en las afueras de la capital, Lima.

Lima, que junto a El Cairo es una de las capitales más secas del mundo, recibe muy pocas lluvias cada año.

Pero la espesa capa de niebla proveniente del Océano Pacífico cubre las montañas alrededor de la ciudad ocho meses al año, mientras un ardiente sol tropical se mezcla con aguas frías de la corriente de Humboldt.

Usando redes similares a las que se usan en el vóleibol, residentes condensan la niebla gota a gota, dentro de un sistema de canales que bajan por la montaña hacia los tanques que almacenan cientos de litros de agua para la irrigación, el baño y cocinar.

“Agua de neblina, imagínese,” dijo el líder de la comunidad de Bellavista, Noe Neira, mientras introducía su mano en un tanque de ladrillo lleno hasta el borde.

“Había tanta agua en el aire y nosotros no sabíamos cómo aprovecharla”, afirmó.

El presidente peruano, Alan García, ganó las elecciones en parte por su promesa de dar agua a millones de peruanos que viven en pobreza. Sin embargo, el mandatario está cerca de finalizar su Gobierno y los problemas de agua de Lima en el largo plazo son más complicados.

Lima depende casi exclusivamente de aguas de glaciares derretidos en los ríos.

Naciones Unidas, que fijó el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua, ha afirmado que el deshielo causado por el calentamiento de los Andes ha reducido en 12 por ciento los flujos a las áridas costas del país, donde viven dos tercios de la población.

Eso ha forzado al Gobierno no sólo a tratar de proveer más redes de agua, sino también a ver otras opciones, como instalar plantas de desalinización del agua de mar o bombearla del río Amazonas para asegurar los futuros suministros.

Incluso después de una década de fuerte crecimiento económico, un cuarto de los moradores de Lima y la mitad de los residentes del campo todavía no tienen acceso a usar baños y o a beber agua limpia.

Bellavista no es diferente. Como la mayoría de los pobres de Perú, la comunidad obtiene agua de camiones cisternas que venden agua por 2 soles (0,71 dólares) el barril, 10 veces más de lo que pagan los residentes de un vecindario rico de Lima por agua del caño.

“Como millonarios estamos pagando el agua” dijo Josefina Ortiz, madre de tres hijos, mientras esperaba por un camión cisterna fuera de su casa de madera en San Juan de Miraflores, otro barrio pobre lejos de Bellavista.

“Nunca vas a progresar por el problema del agua”, afirmó.

¿SOLUCION A LARGO PLAZO?

Las redes en Bellavista convierten la niebla en una alternativa viable para finalizar la dependencia del sobreprecio y la contaminación de las aguas de las cisternas.

“Algunas veces el aguatero no viene varios días, pero usamos el agua de las redes”, dijo Sandra Atusparia, quien vive en Bellavista.

“Lo único que me da cólera es que no tenemos más tanques para almacenarla”, agregó.

Sin embargo, el sistema de redes en Bellavista se ha llenado de polvo de una planta de cemento cercano y la estructura metálica está oxidada después de tres años de uso.

Y aunque no puede usarse durante los veranos con poca niebla, los pobres sueñan con tener más redes para las montañas que rodean la ciudad.

“Toda esta zona no tiene agua. Pero con 50 estaciones podríamos abastecer de agua a toda la zona”, dijo Abel Cruz, líder del grupo Los Peruanos sin Agua, señalando a miles de casas de madera con techos metálicos construidas en las afueras de Lima.

Editada en español por Teresa Céspedes y Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below