James Cameron pone a prueba a estudios por ola conversión a 3D

jueves 25 de marzo de 2010 02:58 GYT
 

Por Alex Dobuzinskis

LOS ANGELES (Reuters) - El director de "Avatar", James Cameron, ve una la actitud equivocada que busca ahorrar costos en la última moda de Hollywood de convertir grandes proyectos de cine de 2D a 3D, pero el ritmo de esas conversiones no muestra señales de aminorar.

Cameron cree que los estudios se están apresurando en aprovechar el apetito del público por los filmes en 3D.

Pero usar computadoras para convertir película en 2D estándar a 3D, en lugar de filmarlas en 3D, da a la audiencia una película de aspecto barato y podría hacer más daño que beneficio si las audiencias se desencantan, dijo Cameron.

El debería saberlo. Filmada en 3D, "Avatar" es la película con mayor recaudación de todos los tiempos, con 2.700 millones de dólares en la taquilla.

Y Cameron no es el único cineasta que cuestiona el esfuerzo precipitado de los estudios por convertir filmes a 3D, en una incipiente batalla que enfrenta a importantes directores contra los estudios que los emplean.

El director de "Transformers", Michael Bay, también ha cuestionado la decisión.

"El problema es que estas decisiones deberían ser tomadas por cineastas, no deberían ser tomadas por los estudios, porque si depende de los estudios ellos van a sacrificar calidad por menor costo", dijo Cameron, en un evento para promover el lanzamiento del 22 de abril del DVD de "Avatar".

Los estudios están acelerando el proceso ahora que Walt Disney Co consiguió que su conversión a 3D de "Alice in Wonderland" vendiera más de 570 millones de dólares en entradas desde su debut del 5 de marzo.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del director James Cameron, en la apertura de los Premios de la Academia en Beverly Hills. Feb 15 2010. El director de "Avatar", James Cameron, ve una la actitud equivocada que busca ahorrar costos en la &uacute;ltima moda de Hollywood de convertir grandes proyectos de cine de 2D a 3D, pero el ritmo de esas conversiones no muestra se&ntilde;ales de aminorar. REUTERS/Mario Anzuoni/ARCHIVO</p>