Anuncios de abdominales en TV: no todo lo que brilla es oro

lunes 29 de marzo de 2010 12:13 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - Si se está lamentando por su barriga mientras ve en televisión unas personas de cuerpo escultural haciendo ejercicio con aparatos que prometen convertir esos "rollitos" en unos firmes abdominales, podría surgirle la pregunta: ¿debería yo hacer lo mismo?

Los expertos señalan que no todas las máquinas de los anuncios son iguales. Algunas son engañosas y otras funcionan de verdad. Pero centrarse en una sola zona, como el abdomen medio, no es aconsejable para ponerse en forma o perder peso.

"Estos anuncios transmiten al público la falsa noción de que es posible reducir (la grasa) en un punto concreto", indicó Jessica Matthews, del Consejo Estadounidense de Ejercicio (ACE por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro. "La investigación ha demostrado que ése no es el caso", agregó.

Un buen programa, añadió, incluye trabajo cardiovascular y ejercicios de fuerza en todos los grupos musculares, no sólo los abdominales.

¿Y esos sonrientes y fornidos hombres de los anuncios de televisión?

"Las publicidades dicen que para lograr unos abdominales ideales, es necesario pasar 10 minutos al día utilizando este equipo", dijo. "Esa gente no está haciendo sólo 10 minutos al día", sostuvo.

La experta se refirió a un estudio encargado por el ACE, que concluyó que no hay que comprarse una máquina para reforzar los abdominales y demostró que algunas no eran más efectivas que los ejercicios tradicionales y que otras eran mucho menos útiles.

El estudio también señaló que unos abdominales fuertes son buenos para la salud a largo plazo, para mantener una buena postura y aliviar el dolor de la parte inferior de la espalda, por lo cual, si un aparato llama especialmente la atención, quizás valga la pena comprarlo.

Henry Williford, experto del Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva, ofreció varios consejos para evaluar los anuncios.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de la nadadora ol&iacute;mpica Dara Torres, mostrando sus abdominales durante una entrevista, en Nueva York. Ago 6 2009. Si se est&aacute; lamentando por su barriga mientras ve en televisi&oacute;n unas personas de cuerpo escultural haciendo ejercicio con aparatos que prometen convertir esos "rollitos" en unos firmes abdominales, podr&iacute;a surgirle la pregunta: &iquest;deber&iacute;a yo hacer lo mismo? REUTERS/Jamie Fine/ARCHIVO</p>