Destreza de gauchos acapara atención de Uruguay en Semana Santa

miércoles 31 de marzo de 2010 16:21 GYT
 

Por Conrado Hornos

MONTEVIDEO (Reuters) - Cada año, cientos de jinetes de Uruguay, Argentina y Brasil montan caballos sin domar en el principal evento de una peligrosa disciplina que acapara la atención de miles de turistas y habitantes de Montevideo.

La "jineteada", un deporte en el que un hombre intenta mantenerse en el lomo de un caballo al menos entre ocho y diez segundos, es similar al "rodeo" que se practica en Estados Unidos y algunas partes de México.

Durante la Semana Santa, denominada en Uruguay "Semana de Turismo", muchos residentes de Montevideo aprovechan las vacaciones para viajar, mientras los jinetes arriban a la capital uruguaya con su tradicional vestimenta: pantalón bombacho, botas de potro, cinturón ancho, camisa y boinas o sombreros de ala.

Las jineteadas son el principal atractivo de la fiesta gaucha que se desarrolla cada año desde 1925 y por la que pasan unos 200.000 espectadores durante la semana.

Si bien los jinetes recorren varias de estas fiestas a lo largo del año en el interior del país, las jineteadas de la "Semana Criolla" de Montevideo son algo diferente.

"Es como la catedral de la jineteada, es lo más grande que hay a nivel de todo Sudamérica. Están los mejores jinetes del Uruguay, de Argentina y de Brasil", dijo Alejandro Romero, de 34 años, minutos antes de subirse sobre un difícil caballo.

El evento sirve para que la gente del campo, donde se desarrolla la principal actividad económica de un país exportador de productos agropecuarios, muestre buena parte de sus tradiciones.

"Queremos demostrarle a la gente lo que sabemos hacer y la destreza que tenemos. No se trata de coraje, sino que es tener un dominio en el cuerpo, es un deporte", comentó otro jinete.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de un gaucho sobre un caballo salvaje durante la semana "Criolla" en Montevideo, abr 7 2009. Cada a&ntilde;o, cientos de jinetes de Uruguay, Argentina y Brasil montan caballos sin domar en el principal evento de una peligrosa disciplina que acapara la atenci&oacute;n de miles de turistas y habitantes de Montevideo. REUTERS/Andres Stapff</p>