La Gran Vía, un siglo en la calle más famosa de Madrid

sábado 10 de abril de 2010 08:41 GYT
 

Por Inmaculada Sanz

MADRID (Reuters) - Cuando el rey Alfonso XIII de España dio el piquetazo inaugural para la construcción de la Gran Vía en 1910, no podía imaginar que su nieto imitaría el gesto un siglo más tarde, y que para que eso pasarían por la calle más célebre de Madrid una república, una guerra civil y una dictadura.

Pero, sobre todo, son los madrileños y prácticamente todos los extranjeros quienes más han paseado por la transitada calle, que en sus 1.300 metros de largo atesora algunos de los comercios más ilustres de la capital de España y varios de los edificios más fotografiados por cientos de miles de turistas.

Muchos de estos visitantes llegan siguiendo el rastro de estrellas como Gary Cooper, Orson Welles o Ava Gardner y su enamorado Frank Sinatra, que en la década de 1950 se dieron con entusiasmo a la bebida en el famoso bar Chicote, situado a escasos metros de los cines donde se exhibían sus películas.

Muy cerca de esa zona trabajó como reportero otro estadounidense apasionado de los legendarios cócteles servidos desde 1931: Ernest Hemingway, que vivió los bombardeos de las tropas de Francisco Franco en el edificio de la Telefónica, desde el cual enviaba sus despachos durante la Guerra Civil que devastó la ciudad entre 1936 y 1939.

Es posible que el joven Hemingway se sintiera un poco como en casa en aquel edificio, concluido en 1928 y que con sus 89 metros de altura fue el primer rascacielos de Madrid.

Ese aire de modernidad al estilo de Nueva York o París fue uno de los mayores objetivos del consistorio madrileño, cuando en 1910 y tras varios proyectos fallidos aprobó el plan urbano para unir las zonas en desarrollo de la ciudad, lo cual supuso eliminar de un plumazo 48 calles y 350 fincas.

"Madrid no sería lo que es sin esta calle (...) Hoy sería imposible (...) romper completamente el centro histórico para hacer una vía nueva, por muchos beneficios que alegase", reconoció el alcalde de la ciudad, Alberto Ruiz Gallardón, en un videorreportaje grabado por el diario El Mundo con motivo del centenario de la Gran Vía.

Otra constante de la Gran Vía en sus 100 años de historia fue la conversión de sus aceras en sede de los principales comercios de la capital, donde antes no existían locales con grandes escaparates como los que caracterizan a París, Londres o Berlín.   Continuación...