Plácido Domingo habla de su temor al cáncer antes de su regreso

lunes 12 de abril de 2010 14:10 GYT
 

MILAN (Reuters) - Plácido Domingo admitió que sintió miedo cuando supo que padecía un cáncer de colon y dijo que está encantado de poder volver a cantar en público en La Scala de Milán, uno de los recintos operísticos más exigentes del mundo.

"La alegría de regresar a Milán es inmensa (...) especialmente ser capaz, después de pasar algo de miedo, de continuar mi carrera", dijo el tenor de 69 años el lunes, antes de su debut el 16 de abril.

Domingo cantará el papel de Simon Boccanegra (barítono) en la obra homónima de Giuseppe Verdi en La Scala, cuyo público es conocido por su reconocimiento vocal -o rechazo- de los cantantes.

Los precios de las entradas oscilan entre los 12 y los 187 euros y los 'conoscenti' de Milán ya han comprado casi todas las plazas disponibles (www.teatroallascala.org).

Domingo, el único cantante de ópera que queda en activo de los famosos "Tres tenores" después de que Luciano Pavarotti muriera de cáncer en 2007 y José Carreras anunciara que se retiraba de la ópera porque le exigía mucho esfuerzo físico, se sometió a una intervención quirúrgica para extirparle un pólipo en el colon en Nueva York el mes pasado.

"Oír la palabra tumor ciertamente te asusta", dijo a periodistas, vestido con un blazer azul que parecía demasiado grande para él.

Plácido Domingo instó a otras personas a someterse a pruebas de cáncer antes de lo que lo hizo él, para evitar problemas similares.

"Recomiendo a todo el mundo que se haga las pruebas (...) sólo se tarda media hora ó 40 minutos", dijo.

En cuanto a su voz, Domingo dijo que continuaba siendo un tenor.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del tenor espa&ntilde;ol Pl&aacute;cido Domingo, en una ceremonia de premios en Estocolmo. Oct 13 2009. Pl&aacute;cido Domingo admiti&oacute; que sinti&oacute; miedo cuando supo que padec&iacute;a un c&aacute;ncer de colon y dijo que est&aacute; encantado de poder volver a cantar en p&uacute;blico en La Scala de Mil&aacute;n, uno de los recintos oper&iacute;sticos m&aacute;s exigentes del mundo. REUTERS/Janerik Henriksson/Scanpix Sweden/ARCHIVO</p>