20 de abril de 2010 / 14:17 / hace 7 años

La poesía, un vicio para el premio Cervantes José Emilio Pacheco

5 MIN. DE LECTURA

<p>El poeta y narrador mexicano Jos&eacute; Emilio Pacheco, escucha las preguntas en una conferencia de prensa en Madrid. Abr 20 2010. En plena vor&aacute;gine de reconocimientos, el poeta y narrador mexicano Jos&eacute; Emilio Pacheco, que recibir&aacute; el viernes el Premio Cervantes 2009, asegura que la poes&iacute;a ha sido para &eacute;l un vicio al que ha dedicado los &uacute;ltimos 50 a&ntilde;os.Susana Vera</p>

Por Raquel Castillo

MADRID (Reuters) - En plena vorágine de reconocimientos, el poeta y narrador mexicano José Emilio Pacheco, que recibirá el viernes el Premio Cervantes 2009, asegura que la poesía ha sido para él un vicio al que ha dedicado los últimos 50 años.

"La poesía es un vicio como la cocaína. Uno tiene que trabajar para encontrar tiempo de escribirla", dijo el martes el autor en una rueda de prensa en Madrid, al recordar la cantidad de artículos que tuvo que publicar para dedicarse a ella.

Pacheco, que dice sentirse abrumado ante la atención de los medios de comunicación desde que se anunció en noviembre la concesión del galardón más importante de las letras en castellano, confiesa no haber soñado nunca con el privilegio de los premios, aunque aseguró que nunca los "satanizó".

"Cuando uno empezó a escribir no contemplaba ninguno de estos premios, lo cual es una ventaja, porque tenías más libertad. Yo no contaba con nada más que con escribir", afirmó durante su intervención, moderada por la ministra de Cultura española, Angeles González-Sinde.

"El gusto y la vocación por la poesía es algo como la música, que se tiene o no", agregó.

Pacheco, nacido en Ciudad de México en 1939, es poeta, narrador, ensayista y traductor. Comenzó con su profesión literaria en la revista "Medio Siglo" y trabajó como director y editor de varias publicaciones y suplementos de cultura.

Entre su obra poética, que también le valió en mayo del 2009 el XVIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, se destacan "El reposo del fuego" (1966), "No me preguntes cómo pasa el tiempo" (1969) o "Desde entonces" (1980).

Desde la concesión del galardón, Pacheco dice que no ha tenido tiempo para escribir, desbordado por discursos y homenajes que asegura que sólo ha visto en "algunos actores" y que, aunque gratificantes, le suponen algo "absolutamente aterrador".

Reconocimientos Tardios

Sobre el destino final de los 125.000 euros con el que está dotado el Premio Cervantes, el autor lamenta que el galardón no se conceda a escritores más jóvenes.

"¿Qué puedes hacer a estas alturas sino guardar el dinero para clínicas y hospitales?", dijo el autor del poema "Alta traición".

"Me llegaron mis quince minutos de fama a un cuarto para las doce", bromeó.

Aunque afirma con modestia que su obra no ha influido "absolutamente nada" en México, el autor asegura que esto es algo que le hubiera gustado.

"Me gustaría que hubiera influido un poco para detener la violencia y la crueldad", afirmó, para pasar a lamentar los sucesos violentos ocurridos en su país en los últimos meses.

"Cuernavaca, donde la gente iba a descansar, se ha convertido en una ciudad tan violenta como Ciudad Juárez. Era la ciudad de la eterna primavera y se ha convertido en la ciudad de la eterna balacera", afirmó.

Junto a Carlos Monsiváis, para el que tuvo palabras de recuerdo por su delicado estado de salud, Pacheco fue director del suplemento de la Revista de la Universidad de México.

También dirigió la Biblioteca del Estudiante Universitario y ejerció como profesor en diversas universidades de Estados Unidos, Inglaterra y Canadá.

El escritor mexicano forma parte de la conocida como generación de los años 50, al igual que Eduardo Lizalde, Monsiváis o Sergio Pitol.

Especialista en Literatura Mexicana del siglo XIX, realizó investigaciones como "En torno a la cultura nacional" y "Belleza y poesía en el arte popular mexicano".

Además, tradujo a autores como Tennesse Williams, Oscar Wilde, Samuel Beckett o T.S. Elliot.

El escritor catalán Juan Marsé fue el galardonado en la edición del 2008 y con la concesión a Pacheco se cumple una ley no escrita por la que el Cervantes se concede alternativamente a un escritor español y a uno latinoamericano. En el 2007 el premio recayó en el argentino Juan Gelman.

El galardón reconoce la labor de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico y se entrega el 23 de abril, fecha considerada como la de la muerte de Miguel de Cervantes (1616).

Sobre el discurso que pronunciará cuando reciba el premio de manos del rey Juan Carlos en la Universidad de Alcalá de Henares, Pacheco no quiso adelantar nada.

"Llevo seis meses repitiendo lo mismo. Si lo cuento ahora, ya no tendría interés", afirmó.

Reporte de Raquel Castillo; Editado por Itziar Reinlein en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below