Carlos Varela, "Bob Dylan cubano", emprende gira por EEUU

miércoles 21 de abril de 2010 13:55 GYT
 

Por Esteban Israel

LA HABANA (Reuters) - Carlos Varela, el "Bob Dylan cubano", afina su guitarra para una ambiciosa gira por Estados Unidos, una señal de que los intercambios culturales podrían sobrevivir al deterioro de las relaciones entre ambos países.

Varela, una de las voces más filosas de la trova cubana, ensaya con su banda en un galpón del teatro Karl Marx de La Habana el repertorio de la gira que lo llevará en mayo por ocho ciudades estadounidenses, desde Los Angeles a Chicago y Miami.

"El arte en general puede contribuir mucho a las relaciones entre vecinos (...) No nos podemos pasar tantos años tan lejos y tan cerca", dijo el músico de 47 años, vestido de negro de pies a cabeza.

"Los músicos muchas veces estamos más cerca de la gente que los políticos", explicó a través de sus gafas oscuras.

El músico de barba y sombrero se refiere a medio siglo de guerra ideológica y desconfianza entre su país y Estados Unidos, un conflicto que marcó a generaciones de cubanos.

Varela desembarcará en Estados Unidos en momentos en que las relaciones de Cuba y el presidente Barack Obama parecen tocar fondo, tras un tímido acercamiento en el 2009.

Sus 11 conciertos programados en Estados Unidos y Puerto Rico sugieren, sin embargo, que los intercambios culturales retomados bajo el Gobierno de Obama seguirán fluyendo, aunque Washington y La Habana crucen amargas acusaciones de espionaje y abusos de derechos humanos.

"Algunos hablan de la crisis del marxismo / algunos lloran, ríen y a otros les da lo mismo", canta Varela, cuya voz grave retumba en el galpón de paredes manchadas de humedad y techo de chapa donde ensaya con su banda de músicos jóvenes.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del m&uacute;sico cubano Carlos Varela, present&aacute;ndose en una iglesia metodista, en Washington. Dic 3 2009. Carlos Varela, el "Bob Dylan cubano", afina su guitarra para una ambiciosa gira por Estados Unidos, una se&ntilde;al de que los intercambios culturales podr&iacute;an sobrevivir al deterioro de las relaciones entre ambos pa&iacute;ses. REUTERS/Kendra Seymour/Center For Democracy in the Americas/Handout</p>