EEUU revisará la ley de videojuegos de California

lunes 26 de abril de 2010 13:20 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - La Corte Suprema estadounidense dijo el lunes que decidiría si una ley de California que prohibe la venta y alquiler de videojuegos violentos a menores viola las garantías constitucionales de libertad de expresión.

Esta posibilidad no se había considerado antes en un proceso de este tipo.

Los jueces acordaron escuchar las demandas del estado después de que un tribunal de apelación estadounidense con sede en California rechazara la ley, que también impone requisitos de etiquetado para videojuegos, por considerarla anticonstitucional.

Se espera que la Corte Suprema escuche los alegatos de las partes y después tome una decisión en su próxima legislatura, que comienza en octubre. Es uno de los casos más importantes que se han planteado hasta ahora para esa temporada.

La ley había sido apelada por editores, distribuidores y vendedores de videojuegos, incluyendo la Asociación del Software de Entretenimiento.

Entre los miembros de la Asociación están Disney Interactive Studios, Electronic Arts, Microsoft y Sony Computer Entertainment America.

En una apelación ante la Corte Suprema, el estado señala que las garantías a la libertad de expresión de la Primera Enmienda no impiden a un estado prohibir la venta de juegos violentos a menores de 18 años.

La ley, aprobada en el 2005, nunca entró en vigor debido a la apelación.

El texto prohibe la venta de videojuegos interactivos a cualquier menor de 18 años si el título es tan violento que resulta "manifiestamente ofensivo" de acuerdo con la opinión mayoritaria de la comunidad y carece de valor literario, artístico, político o científico serio.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de un ni&ntilde;o jugando un videojuego de guerra en un centro de entretenci&oacute;n en Caracas. Nov 10 2009. La Corte Suprema de Estados Unidos dijo el lunes que decidir&iacute;a si una ley de California que proh&iacute;be la venta y alquiler de videojuegos violentos a menores viola las garant&iacute;as constitucionales de libertad de expresi&oacute;n. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/ARCHIVO</p>