Los ingresos de la música británica subieron en 2009

lunes 26 de abril de 2010 12:29 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Los ingresos de la industria británica de la música grabada subieron en el 2009, acabando con cinco años de descensos y reflejando un crecimiento en las ventas digitales, según el BPI, el organismo que agrupa al sector.

Las ventas totales aumentaron a 928,8 millones de libras (1.440 millones de dólares) el año pasado, un 1,4 por ciento de aumento con respecto al 2008, según la encuesta anual del BPI.

Los ingresos por ventas digitales, incluyendo las descargas de pago desde internet y los servicios móviles, se dispararon un 47,8 por ciento, hasta 188,9 millones de libras, y supusieron en torno a un quinto del total.

El sector online por sí solo creció un 51,7 por ciento, hasta 154 millones de libras, con descargas de canciones en formato digital por un valor de 83,7 millones, 67,3 millones en álbumes completos y 3 millones por la venta de videos.

Por su parte, los ingresos de las ventas en formato físico descendieron un 6,1 por ciento en el 2009, hasta 787,8 millones de libras, siguiendo con la tendencia a la baja de los últimos seis años.

Pese a lanzamientos populares de artistas como Susan Boyle, Lady Gaga, Paolo Nutini, Michael Buble o Robbie Williams y de los discos remasterizados de los Beatles, el mercado de álbumes físicos se redujo un 6,7 por ciento en el 2009, hasta los 699,2 millones de libras.

"Es alentador ver estabilizarse a los ingresos del sector e incluso mostrar un modesto crecimiento en el 2009", indicó Geoff Taylor, presidente ejecutivo del BPI.

"Pero pongámoslo en una perspectiva más amplia, el resultado modesto del 2009 sigue a cinco años de caídas en los ingresos anuales, y los ingresos totales del sector no han superado los mil millones de libras desde el 2006", añadió.

"El ritmo de crecimiento de los nuevos servicios digitales es alentador, pero el volumen del mercado sigue restringido por la competencia de las descargas ilegales", concluyó.

(Reporte de Mike Collett-White; Traducido por Cristina Fuentes-Cantillana en Madrid; Editado por Lucila Sigal)