Nueva Aída cambia pirámides por rituales paganos sangrientos

miércoles 28 de abril de 2010 16:00 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - Pirámides egipcias y elefantes dieron paso a violencia étnica, rituales paganos y muertes en el Royal Opera House con la nueva producción del clásico de Verdi "Aída", una versión cargada con alto contenido sexual.

El director David McVicar y el director de arte Jean-Marc Puissant trataron de mantener la narrativa original pero cambiaron algunas cosas específicas, en un intento por hacer la historia más relevante para un público contemporáneo.

Entonces, en lugar de enfatizar el antiguo Egipto, otras influencias como los aztecas o hasta los guerreros samuráis estuvieron dentro de la inspiración para los trajes y diseños de la ópera.

Puissant también se basó en fotografías de la capital afgana Kabul, devastada por una guerra civil, y pinturas de Mark Rothko para crear una atmósfera oscura, casi un incoloro telón de fondo para la espeluznante historia.

Esqueletos cuelgan sobre el escenario en el acto del Templo de Isis y hombres son sacrificados después de un erótico baile de muerte, en una producción que dividió a la gran audiencia de su primera noche el martes.

Mientras que los cantantes fueron bien aplaudidos, algunos asistentes abuchearon al equipo de producción cuando aparecieron en el escenario al término de la obra.

"La intención principal de mi diseño era apegarme al guión del director, y eso era crear una plataforma para la presentación y la música, y para que los temas de Verdi sean vistos por lo que son y no mediante el estilo de postales egipcias", dijo Puissant en una entrevista.

"Creo que han habido sorpresas al respecto pero estoy muy feliz con eso", agregó cuando le preguntaron lo que pensaba sobre la reacción en el estreno de la obra.   Continuación...