Revista marroquí gay excede límites de expresión

miércoles 19 de mayo de 2010 17:56 GYT
 

Por Tom Pfeiffer and Zakia Abdennebi

RABAT (Reuters) - Sólo 200 copias de la primera revista para homosexuales en Africa del Norte han sido vendidas en Marruecos desde abril, pero islamitas ya están advirtiendo de una amenaza a los valores tradicionales de la familia.

La homosexualidad es un tema tabú en el mundo árabe y las leyes marroquíes castigan los "actos obscenos o no naturales con un individuo del mismo sexo" con hasta tres años de cárcel y una multa.

Los dueños de la revista Mithly (una palabra árabe que significa "lo mismo que yo" y que ahora equivale a "gay") estaban preparados para una reacción violenta y ya contaban con un plan de emergencia; una versión web que publicará su segunda edición esta semana.

La edición en papel circulaba informalmente ya que carecía de una licencia de distribución del Gobierno, dijo Samir Bargachi, coordinador general de Kif-Kif, el único grupo de derechos gay en Marruecos y editor de la revista.

Pero dijo que la aparición de Mithly es un signo de progreso en los derechos de los homosexuales en el conservador país del norte de Africa, donde la mayoría de los gays y lesbianas tienden a esconder su sexualidad como secreto por el miedo al rechazo familiar y de amigos.

"Muchos de los miembros de Kif-Kif no han tenido problemas con sus familiares (...) otros han sido echados de sus hogares, tenido problemas en la universidad o el trabajo", dijo Barghachi por teléfono desde su hogar en Madrid.

Kif-Kif, otra expresión africana que se traduce en "todos iguales", tiene su base en España, no ha sido reconocida legalmente en Marruecos y no puede hacer campañas abiertamente. La mayoría de los escritores de la revista Mithly viven en Marruecos pero mantienen un bajo perfil.

La revista Mithly incluye temas como la controversia sobre Elton John presetándose en un festival de música en Marruecos, un estudio sobre suicidios entre marroquíes homosexuales y un libro sobre un transexual argelino llamado Randa.

"Pareciera que algo está ocurriendo en Marruecos que no existe en ninguna otra parte en el mundo árabe", dijo Abdellah Taia, un escritor marroquí gay que vive en París. "Una nueva generación (...) ha logrado un cierto tipo de libertad de expresión gracias al internet, y esta revista es un resultado de esa libertad", agregó.

(Editado en español por Ricardo Figueroa)