De brutal a amado, Simon Cowell se despide de "American Idol"

miércoles 19 de mayo de 2010 18:38 GYT
 

Por Jill Serjeant

LOS ANGELES (Reuters) - Comenzó como "Señor Antipático" y se transformó en una de las estrellas más queridas (y ricas) de la cultura popular estadounidense, e introdujo un estilo brutal en los "reality shows".

Simon Cowell, famoso por su frase "no es mi intención ser grosero, pero...", se despide de "American Idol" la próxima semana, dejando una larga lista de rechazos, un surtido de poleras blanco y negro, y un gran espacio vacío en el lugar que ocupó de que comenzó el concurso de talentos de verano que se convirtió en el programa más visto de Estados Unidos.

"La salida de Simon es el fin de una era en 'Idol'. Todos saben que el show va a perder algo grande e irreemplazable cuando se vaya", dijo Todd Gold, director general de Fancast.com.

La salida de Cowell como jurado de "American Idol" es más un "au revoir" que un "adieu" para los telespectadores estadounidenses. El planea regresar con su propio show de talentos "X-Factor" a fines del 2011.

Sin embargo, el áspero británico y sus chistes cortos han establecido una moda que ha sido abiertamente imitada en la televisión estadounidense.

"Habíamos visto a personas desagradables en televisión, tanto en ficción como en no ficción. Pero nunca antes habíamos visto algo como él", dijo Robert Thompson, profesor de cultura popular de la Universidad Syracuse.

"Es como cuando debes armar un panel, debes poner a ciertos personajes, y uno de esos incluyó el perfil de Simon", dijo Thompson, recordando la participación del británico Brits Piers Morgan en "America's Got Talent", del famoso chef Gordon Ramsay en "Hell's Kitchen" y del coreógrafo italiano Bruno Tonioli en "Dancing With the Stars".

La jurado de "Idol" Kara DioGuardi dijo que el acento británico de Cowell fue clave para su éxito.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo del juez de "American Idol" Simon Cowell durante un concierto en Londres. Jul 1 2007. Comenz&oacute; como "Se&ntilde;or Antip&aacute;tico" y se transform&oacute; en una de las estrellas m&aacute;s queridas (y ricas) de la cultura popular estadounidense, e introdujo un estilo brutal en los "reality shows". REUTERS/Luke MacGregor/Archivo</p>