Estrella de "Twilight" Stewart compara su fama con una violación

miércoles 2 de junio de 2010 18:58 GYT
 

LOS ANGELES (Reuters) - La actriz Kristen Stewart, quien enfrenta otro ataque mediático con el estreno a fines de mes de "The Twilight Saga: Eclipse", dijo que la vida en la alfombra roja se siente como una violación.

Las declaraciones de la actriz de 20 años, saldrán en la edición británica de julio de la revista Elle.

"Lo que uno no ve son las cámaras empujadas en mi rostro y las extrañas e intrusivas preguntas que se hacen, o la gente que cae sobre ellos, dando gritos y provocando para obtener una reacción", explicó Stewart,

"Las fotos son tan (...) me siento como si estuviese viendo a alguien que está siendo violado. Gran parte del tiempo no lo puedo manejar", explicó. "Nunca espere que esta podría ser mi vida", agregó.

Stewart y su compañero cinematográfico Robert Pattinson, se transformaron en héroes adolescentes tras interpretar a la tímida adolescente Bella Swan y al vampiro Edward Cullen en la primer película "Twilight" en el 2008.

"Eclipse", la tercer película en la exitosa franquicia literaria y de películas, será estrenada en Estados Unidos y gran parte de Europa el 30 de junio.

Stewart también comentó a Elle que es molesto cuando la prensa le pregunta de modo constante si ella y Pattinson, de 24 años, están saliendo. La pareja ha evadido por más de un año las preguntas de corte romántico.

"¿Por qué querría yo que algo privado se convierta en una diversión para otras personas? (...) la gente dice que si les digo todo me dejan en paz, pero Dios ¿piensas que si le cuento a las personas me dejarán sola? ellos toman cada migaja y eso es mucho peor", explicó.

(Reporte de Jill Serjeant; Editado en español por Juana Casas)

 
<p>Foto de archivo de la actriz Kristen Stewart a su llegada a la entrega de premios de la Academia en Hollywood, mar 7 2010. Stewart, quien enfrenta otro ataque medi&aacute;tico con el estreno a fines de mes de "The Twilight Saga: Eclipse", dijo que la vida en la alfombra roja se siente como una violaci&oacute;n. REUTERS/Mario Anzuoni</p>