Ex esposa de Gary Coleman dijo lo encontró en charco de sangre

lunes 7 de junio de 2010 17:39 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - La ex esposa de la fallecida estrella infantil de "Diff'rent Strokes" Gary Coleman, quien murió hace más de una semana a causa de una hemorragia cerebral, dijo que inesperadamente lo encontró en "un charco de sangre" en su hogar.

Shannon Price dijo el lunes en una entrevista en el programa estadounidense "Good Morning America" que Coleman, de 42 años, desapareció en el primer piso de su casa en Sataquin, Utah, antes de ser trasladado a un hospital.

"Le pregunté si me podía cocinar algo y él bajo al primer piso y escuché un gran ruido. Bajé rápidamente y lo encontré tirado en un charco de sangre", dijo Price en la entrevista.

Price también dijo que estaban divorciados, que habían intentado volver a casarse y estaban luchando contra problemas de salud y financieros.

"Teníamos varias discusiones pero nos amábamos", dijo.

Luego de que Coleman fuese llevado al hospital, Price dijo que los doctores le aconsejaron que "lo mejor para él" era que lo desconectaran del respirador artificial al cual había sido puesto en el Centro Médico Regional Utah Valley.

"Los doctores me dijeron que la situación era desalentadora, y que también había sufrido un paro cardíaco", agregó la viuda.

Coleman y Price habían estado bajo arresto por alteración del orden público después de fuertes discusiones en los últimos años, según reportes de medios locales.

Sólo el pasado enero, Coleman fue detenido en Utah con cargos de violencia doméstica. Êl y Price estaban secretamente divorciados desde el 2008, pero Price dijo que se estaban preparando para renovar sus votos.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del actor Gary Coleman durante una entrevista por televisi&oacute;n en Los Angeles, ago 13 2003. La ex esposa de la fallecida estrella infantil de "Diff'rent Strokes" Gary Coleman, quien muri&oacute; hace m&aacute;s de una semana a causa de una hemorragia cerebral, dijo que inesperadamente lo encontr&oacute; en "un charco de sangre" en su hogar. REUTERS/Fred Prouser/Files</p>