DEVO vuelve tras décadas con álbum inspirado en sus seguidores

jueves 10 de junio de 2010 12:50 GYT
 

Por Andrew Potter

LONDRES (Reuters) - El grupo de rock estadounidense Devo, conocido por su hit de 1980 "Whip It", está utilizando un nuevo método para obtener la aprobación de sus seguidores. Les está preguntando qué quieren escuchar.

El vocalista y cofundador Mark Mothersbaugh dijo a Reuters Televisión que el primer álbum de la banda estadounidense en 20 años "Something for Everybody" fue armado en base a una campaña en línea en la que preguntaban las opiniones de sus seguidores.

"Pensamos que la gente nos entendía suficiente como para hacer observaciones que podrían ser realmente importantes", aseguró.

El disco resultante lleva una etiqueta promocional que dice "aprobado en un 88 por ciento por los grupos de discusión".

Sus seguidores ayudaron a reducir una selección de 16 canciones a las 12 que están en el álbum, eligieron el nuevo color de sus tradicionales sombreros de maceta (azules en vez de rojos) e incluso dieron consejos sobre el arte de la portada.

"Al grupo de discusión le gustaba la imagen de la mujer comiendo un trozo de caramelo con la forma de un sombrero de Devo", dijo Mothersbaugh.

La campaña fue ideada por la agencia estadounidense de publicidad Mother.

"Hoy en día a la gente realmente no le gustan las sorpresas", dijo a Reuters el director creativo de Mother, Bill Moulton. "Ven la sorpresa como algo negativo, como algo que da miedo", agregó.

El analista de medios de Forrester Research Mark Mulligan dijo que el enfoque de la banda tiene sentido en una era en la que cada vez menos seguidores compran música.

(Editado en español por Lucila Sigal)

 
<p>El vocalista y cofundador del grupo estadounidense Devo, Mark Mothersbaugh, posa para una fotograf&iacute;a en Londres. Jun 9 2010. El grupo de rock estadounidense Devo, conocido por su hit de 1980 "Whip It", est&aacute; utilizando un nuevo m&eacute;todo para obtener la aprobaci&oacute;n de sus seguidores. Les est&aacute; preguntando qu&eacute; quieren escuchar. REUTERS/Stefan Wermuth</p>