Médico de Jackson podrá mantener licencia en California: juez

lunes 14 de junio de 2010 19:31 GYT
 

Por Alex Dobuzinskis

LOS ANGELES (Reuters) - Un juez determinó el lunes que Conrad Murray, médico de Michael Jackson al momento de su muerte, podrá conservar su licencia en California y fijó el 23 de agosto como fecha de inicio para una audiencia preliminar por la acusación de homicidio involuntario en su contra.

Murray, a quien en junio del 2009 se le acusó del homicidio involuntario de la estrella pop, se mantuvo impávido cuando el juez Michael Pastor determinó que no tiene la autoridad para suspender la licencia del galeno, como así lo pedían agentes estatales.

Con la presencia de los padres del cantante de "Thriller", en la corte, Pastor explicó que debido a que antes otro juez había emitido una orden que restringía a Murray el uso de sedantes, cualquier otro veto debe ser mediante una apelación a la determinación inicial y no de una nueva de su parte.

"Simplemente no tengo la autoridad para revisar las acciones de uno de mis colegas", aclaró Pastor.

Jackson, estrella mundial y miembro de la dinastía de cantantes homónima, murió el 25 de junio del año pasado a causa de una sobredosis de medicamentos.

Forenses calificaron su muerte como un homicidio provocado principalmente por el anestésico quirúrgico propofol, el que Murray admitió haber dado a Jackson como una ayuda para dormir.

El cuerpo de Jackson también tenía el sedante lorazepam, así como analgésicos y otros fármacos.

La Junta Médica de California pidió la suspensión de la licencia de Murray, lo que impide que trabaje en el estado.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del doctor Conrad Murray durante su audiencia frente a una corte tribunal de Los Angeles, EEUU, abr 5 2010. Un juez determin&oacute; el lunes que Conrad Murray, m&eacute;dico de Michael Jackson al momento de su muerte, podr&aacute; conservar su licencia en California y fij&oacute; el 23 de agosto como fecha de inicio para una audiencia preliminar por la acusaci&oacute;n de homicidio involuntario en su contra. REUTERS/David McNew/Pool</p>