Una X marca lugar de culto a Sherlock Holmes en un pueblo suizo

martes 6 de julio de 2010 13:51 GYT
 

Por Robert Evans

MEIRINGEN, Suiza (Reuters) - En lo alto de un risco de los Alpes, una gran X blanca marca un punto famoso en todo el mundo que atrae a los turistas y sus cámaras, literalmente desde todos los rincones del planeta.

Los viajeros llegan en teleférico buscando con sus prismáticos entre la bruma de la cascada hasta dar con el punto donde dos hombres muy decididos lucharon a muerte en 1891.

Después de mirar con temor al abismo blanco a sus pies y hacer más fotos de la cascada, los visitantes ascienden por un empinado camino y rodean la roca, en un paseo de otros 20 minutos para echar un vistazo más de cerca al puente donde se produjo el fatal encuentro.

O al menos, donde el escritor británico Sir Arthur Conan Doyle dijo que había ocurrido, porque esto son las cascadas de Reichenbach.

"Sin Sherlock Holmes, quizá sólo se nos conociera por nuestro hermoso paisaje", comentó Nils Glatthard, nativo de Meiringen, donde se alojó el gran detective de ficción antes de iniciar la ascensión (porque entonces no había teleférico) para enfrentarse a su némesis, el maestro del crimen profesor Moriarty, en un estrecho camino sobre las cascadas.

Y desde luego Holmes, al que su creador envió a la muerte abismo abajo agarrado a Moriarty hasta caer en el fondo espumoso de la cascada, está en todas partes en este pueblo suizo pequeño y no tan pintoresco, donde viven 5.000 personas.

Está el inevitable Sherlock Holmes Hotel, subiendo una tranquila avenida bajo la sombra de los árboles; un club nocturno Sherlock, con un cartel de "221b Baker Street" de aspecto realista y toda clase de carteles con la imagen del personaje.

La librería local está bien surtida de ediciones en varios idiomas, incluyendo el japonés, de las 56 historias y cuatro novelas que protagonizó Holmes con su compañero constante, el doctor Watson.   Continuación...