Esposa de ministro francés, interrogada en escándalo de heredera

miércoles 21 de julio de 2010 18:33 GYT
 

Por Thierry Leveque

PARIS (Reuters) - La policía interrogó el miércoles a la esposa del ministro francés de Trabajo, Eric Woerth, sobre cómo llegó a trabajar a la firma que administra la fortuna de la mujer más acaudalada de Francia, luego de acusaciones de que su esposo intervino en su favor.

Entretanto, el gabinete del presidente francés, Nicolas Sarkozy, aceptó la petición de un fiscal para interrogar a Woerth en una investigación sobre supuesto lavado de dinero y evasión fiscal que involucra a la heredera de la firma cosmética L'Oreal , Liliane Bettencourt.

Un sondeo de opinión publicado el miércoles encontró que el 49 por ciento de los encuestados pensaba que Woerth seguía en una posición para llevar adelante una reforma al sistema de pensiones, en el centro de las prioridades de Sarkozy, pese a semanas de presión a causa del escándalo Bettencourt.

La encuesta IPSOS para el semanario Le Point encontró que el 47 por ciento pensaba que no debía liderar la reforma. Pero el 59 por ciento dijo que los recientes escándalos no deberían detener a Sarkozy de llevar a cabo su agenda de reforma, mientras el 38 por ciento dijo que debería abandonarla.

En tanto el fiscal en el caso, Philippe Courroye, negó las sugerencias de que fue presionado por el Gobierno para bajar el perfil de su investigación.

"No soy un hombre que se incline ante la presión (...) Si un proceso debe abrirse ante una corte, se hará", declaró al periódico Le Figaro en una entrevista que se publicará el jueves.

Florence Woerth fue contratada en el 2007 por el administrador de la fortuna de Bettencourt, cuando su esposo era ministro de Presupuesto a cargo de reprimir a los evasores fiscales y simultáneamente tesorero del gobernante partido conservador UMP.

El administrador Patrice de Maistre dijo a la policía la semana pasada que Eric Woerth le había pedido que conociera a su esposa y darle un consejo profesional, según una transcripción parcial de su testimonio publicado por el periódico Le Monde.

El ministro negó el martes haber tenido alguna influencia en la contratación de su esposa. "Nunca pedí que mi esposa fuera empleada. Nunca", dijo a la radio Europe 1.

(Escrito por Paul Taylor, Editado en español por Patricia Avila)