Párroco británico celebró 360 matrimonios falsos

jueves 29 de julio de 2010 16:37 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Un párroco fue declarado culpable el jueves por llevar a cabo cientos de matrimonios falsos entre ciudadanos africanos e individuos del este de Europa para ayudar a que los inmigrantes ilegales obtuvieran la residencia en Gran Bretaña.

El reverendo Alex Brown, de 61 años, celebró alrededor de 360 ceremonias falsas en cuatro años, con varios casos en que los participantes anulaban una boda para casarse con otra persona uno o dos meses después, y otro caso en que una persona estaba inscrita para contraer matrimonio con dos personas el mismo día.

De las cientos de personas que Brown casó, 90 parejas fueron registradas como residentes en la misma calle de la parroquia, mientras que en otros casos varias novias y novios aseguraron vivir en la misma casa, según reportó Press Association.

Otro acusado de 33 años llamado Vladymyr Buchak fue declarado culpable de conspirar para violar las leyes de inmigración.

Buchak habría pagado a ciudadanos de Europa del Este hasta 3.000 libras (4.700 dólares) para casarse con individuos africanos, principalmente de Nigeria, con el fin de obtener los documentos que necesitan para vivir y trabajar en Reino Unido.

En el tribunal se presentó la acusación sobre Buchak, un ucraniano que ha vivido ilegalmente en el Reino Unido al menos desde el 2004, de "engatusar y persuadir" a ciudadanos del este europeo a acceder a matrimonios de conveniencia, aprovechándose de trabajadores migrantes desesperados por ganar dinero.

Pese a que Buchak fue considerado como el principal organizador de la operación, el fiscal David Walbank dijo que no había duda de que Brown debió ser totalmente consciente de que la mayoría de los matrimonios que había realizado en la iglesia eran falsos.

En su testimonio durante el juicio que duró siete semanas, Brown insistió en que sólo había casado a parejas de las que estaba seguro que contraían matrimonio por las razones adecuadas y que las excepciones se limitaban a los casos en que la novia iba a dar a luz.

Sin embargo, confesó que algunas veces olvidó comprobar los pasaportes de los ciudadanos extranjeros que querían casarse para asegurarse de que podían permanecer indefinidamente en el Reino Unido.

(Reporte de Kylie MacLellan; Traducido por la Redacción de Madrid)