Protagonistas "Eat Pray Love" dicen filme les cambió la vida

martes 10 de agosto de 2010 20:46 GYT
 

Por Courtney Hoffman

SAN FRANCISCO (Reuters) - Empacar las maletas y tomar un avión hacia un destino lejano. Escaparse del mundo, reflexionar sobre la vida y rescatar el alma de las modernas preocupaciones. ¿Quién no ha querido hacerlo?

La nueva película "Eat Pray Love" se estrena el viernes en los cines estadounidenses, en uno de los filmes más esperados del verano boreal. La producción está basada en las memorias de Elizabeth Gilbert y su aventura por el mundo en busca de sí misma tras un divorcio.

Mientras que las grandes producciones de Hollywood se basan en fantasías, las estrellas de "Eat Pray Love", Julia Roberts y Javier Bardem, afirman que la película es diferente porque es real. Y, de alguna manera, ayudó a cambiar sus propias vidas.

"Todos hemos pensado en dejar todo y empezar un viaje hacia algún lugar", dijo Bardem, quien interpreta a Felipe, el interés amoroso de Gilbert en la película y que se casó después de la producción con su colega Penélope Cruz.

"La película habla sobre personas que intentan enfrentar dudas, miedos e inseguridad y eso habla por todos", explicó Bardem.

Roberts, quien interpreta a Gilbert, dijo a Reuters en otra entrevista que se podía relacionar con la búsqueda de almas de Gilbert.

La actriz, de 42 años, anteriormente fue una de las estrellas mejor pagadas en Hollywood. En el 2000 recibió un premio Oscar por su papel en el drama legal "Erin Brockovich", pero desde entonces ha tenido pequeños roles en el cine y se tomó un tiempo para contraer matrimonio y tener tres hijos.

"Desde hace mucho tiempo no he tenido un rol protagónico en una película y me pregunté si todavía me interesaba ese tipo de carga laboral y quedé muy feliz al quedar satisfecha como alguien creativo al finalizar ésta", explicó.   Continuación...

 
<p>Los actores Javier Berdem y Julia Roberts a su llegada al estreno de la pel&iacute;cula "Eat Pray Love" en Nueva York, ago 10 2010. Empacar las maletas y tomar un avi&oacute;n hacia un destino lejano. Escaparse del mundo, reflexionar sobre la vida y rescatar el alma de las modernas preocupaciones. &iquest;Qui&eacute;n no ha querido hacerlo? REUTERS/Lucas Jackson</p>