Spike Lee muestra Nueva Orleáns 5 años después de Katrina

martes 17 de agosto de 2010 19:56 GYT
 

Por Matthew Bigg

ATLANTA (Reuters) - Cinco años atrás, el huracán Katrina arrancó a niños pequeños de los brazos de sus madres, inundó vecindarios, escuelas y hospitales y convirtió a Nueva Orleáns en sinónimo de desastre.

¿Qué sucedió después?

La pregunta es el eje de la nueva obra del director Spike Lee "If God is Willing and Da Creek Don't Rise", un documental de cuatro horas de duración en dos partes sobre Nueva Orleáns y la costa del Golfo.

El documental será estrenado por el canal de cable HBO el 23 y 24 de agosto, a pocos días del quinto aniversario de la tormenta que causó la muerte de más de 1.800 personas, provocó daños por miles de millones de dólares en la costa del Golfo y generó acusaciones contra el Gobierno del presidente George W. Bush por la respuesta al desastre.

El documental es una secuela de "When the Levees Broke: A Requiem in Four Acts", un filme del 2006 que obtuvo varios premios y elogios por su cruda descripción de la tormenta y sus consecuencias.

"La historia no está terminada al final de 'When the Levees Broke' y la historia aún no ha terminado al final de 'If God is Willing and Da Creek Don't Rise'", dijo Lee a Reuters.

"Queríamos que (el segundo filme) continuara la historia, que es una gran parte de la historia de Estados Unidos", añadió.

Lee, ganador de un premio Emmy y nominado al Oscar, es reconocido por películas como "Do the Right Thing" sobre las relaciones entre las razas en Estados Unidos y por personajes cuyos diálogos son tan cortantes que parecen no haber sido escritos previamente.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del director Spike Lee durante un panel sobre el documental "If God is Willing and Da Creek Don't Rise" en Beverly Hills, ago 7 2010. Cinco a&ntilde;os atr&aacute;s, el hurac&aacute;n Katrina arranc&oacute; a ni&ntilde;os peque&ntilde;os de los brazos de sus madres, inund&oacute; vecindarios, escuelas y hospitales y convirti&oacute; a Nueva Orle&aacute;ns en sin&oacute;nimo de desastre. REUTERS/Phil McCarten</p>