21 de agosto de 2010 / 12:58 / hace 7 años

Cultura alternativa de Berlín lucha por sobrevivir

Por Sarah Marsh

BERLIN (Reuters) - Txus Parras, quien ha estado viviendo como okupa en un edificio del centro de Berlín desde la caída del muro hace dos décadas, dice que no dejará el lugar sin ofrecer resistencia.

El edificio de Tacheles es uno de los muchos foros para la cultura alternativa en la capital alemana, mientras extravagantes propiedades afrontan el desalojo que promotores inmobiliarios quieren convertir en lujosos departamentos, hoteles y boutiques.

"Berlín está cambiando para mal y no sólo se trata de Tacheles, existe una fuerza que está tratando de destruir la libertad de esta ciudad", dijo Parras, de 47 años, y oriundo de España, en su taller en la ex tienda departamental.

"Soy parte de la resistencia artística", dijo, luciendo ropa teñida con símbolos de amor y paz, nariz y labio perforados y aretes de fieltro verde lima.

"Voy a dificultarles mucho las cosas a esta gente", agregó.

Berlín atrajo a artistas de todo el mundo desde el fin de la Guerra Fría, gracias a los espacios abiertos, los bajos alquileres y los encantos de una ciudad que el alcalde Klaus Wowereit describió alguna vez como "pobre pero sexy".

Parras, quien ha dado clases de arte callejero por todo el mundo aunque sigue sintiéndose atraído a volver a Berlín, dice que Tacheles solía albergar a 200 artistas de 130 nacionalidades.

El edificio de cinco pisos fue tomado por okupas poco después de la caída del Muro de Berlín en 1989 y desde entonces se ha convertido en una madriguera de talleres abiertos, teatros y oscuros bares. Las paredes están cubiertas de capas de graffitis y empapeladas con afiches, mientras en el aire pende un dejo de marihuana.

"Cuando llegas es un poco intimidante pero estoy feliz de haber venido. Es único", dijo el turista italiano Fabrizio Biole, de 33 años.

Tacheles -que significa "hablar franco" en yidish- se ha convertido en un importante sitio de interés turístico, aunque prevalece como un símbolo de la marginalidad y la creatividad artística de Berlín.

PETITORIOS

Tacheles corre el riesgo de desaparecer y sus ocupantes están trabados en una batalla eterna con los desarrolladores inmobiliarios que quieren construir un enorme complejo residencial y comercial en la propiedad del corazón de Berlín.

A los visitantes se les pide que firmen un petitorio que declara "Apoyo a Tacheles" y afiches protestan contra la invasión de "hombres de gris".

Tacheles no es el único caso. Calle abajo, el foro fotográfico C/O Berlín está luchando para extender el arriendo de una adornada oficina postal que un nuevo inversor está interesado en refaccionar.

Siguiendo por el río Spree, una serie de clubes y espacios de cultura alternativa como el Mercado de Arte Africano Joven, ubicado en un ex depósito de autobuses, están montando alegres manifestaciones contra los planes de construir oficinas y compañías de medios.

"Todo el barrio está siendo transformado", dijo Heinrich Buecker, de 56 años, cuyo café Coop, en el distrito Mitte de la antigua Alemania Oriental, funciona como lugar de encuentro

para artistas y organizadores de la escena alternativa de Berlín.

"La escena alternativa se originó aquí. Pero ahora está siendo empujada a distritos mas alejados", aseveró.

Muchas personas del lugar y visitantes han marchado a favor de la causa, mientras que otros protestan diciendo que los edificios pertenecen a los nuevos inversores, quienes están inyectando un necesario capital a la ciudad, que hace mucho tambalea al borde de la quiebra.

"No voy a firmar ningún petitorio porque la sociedad occidental y todas nuestras libertades están fundados en base a los derechos de propiedad", dijo Erik Higgins, un estudiante de 18 años de Canadá, mientras examinaba detenidamente obras de arte a la venta en Tacheles.

"Es un lugar hermoso (...) pero uno se pregunta por qué hacen algo así en un terreno que no les pertenece", agregó.

Dado que Berlín tiene una deuda de 60.000 millones de euros y un alto índice de desempleo, no puede comprar edificios como Tacheles o ahuyentar a los inversores, dijo el secretario de Cultura del Estado Andre Schmitz.

PLANEAMIENTO URBANO

No obstante, los diversos artistas de Tacheles sostienen que hace décadas vienen cuidando del edificio y son responsables por la regeneración de toda la zona.

"Hace 20 años estamos aquí, cuidando de este edificio y convirtiéndolo en el tercer sitio más visitado en Berlín", dijo Parras, mientras turistas pasaban junto a su estudio sobre la calle Oranienburger, que ahora desborda de restaurantes y bares.

Los artistas insisten en que ofrecen un espacio gratuito para la cultura, sin cobrar entrada de acceso ni recibir subsidios del Estado, a diferencia de sitios oficiales como los museos.

"La ciudad debería estar agradecida y apoyarnos. Y si la ciudad quiere una cultura de arte alternativo, debería comprar estos edificios para nosotros", afirmó.

Quienes organizan la escena cultural alternativa de Berlín prevén una drástica caída en el número de turistas si son forzados a retirarse a lugares alejados del centro de la ciudad.

"Más de 50 por ciento de los turistas en Berlín son menores de 30 años", dijo el organizador de eventos Lotar Kuepper en el café Coop.

"Eso significa que la política de planeamiento urbano cambiará para aliviar la presión sobre la subcultura o que la única industria en verdadero funcionamiento de Berlín colapsará, tal como la mitad del turismo", aseveró.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below