"Last Exorcism" supera por poco a "Takers" en taquilla EEUU

domingo 29 de agosto de 2010 17:51 GYT
 

LOS ANGELES (Reuters) - La película "The Last Exorcism" superó a la también recientemente estrenada "Takers" por sólo 300.000 dólares para poner fin al reinado de dos semanas de "The Expendables" de Sylvester Stallone en la taquilla de América del Norte el fin de semana.

Con la lucrativa temporada veraniega finalizando el próximo fin de semana, las grandes producciones han cedido ante el arribo de películas de bajo presupuesto que buscan competir en el final del verano.

La película de suspenso psicológico "The Last Exorcism", grabada en un estilo de falso documental con un grupo de desconocidos actores, obtuvo un estimado de 21,3 millones de dólares durante sus primeros tres días de exhibición, dijo el distribuidor Lionsgate.

Superó a la cinta de asaltantes de Sony Pictures "Takers", que consiguió 21 millones de dólares. Las cifras y listas pueden cambiar el lunes cuando sean divulgados los datos finales.

Las películas fueron estrenadas con altas expectativas y ser muy rentables. Las mujeres representaron un 52 por ciento de la audiencia para ambas cintas.

"Last Exorcism" atrajo asistentes de menor edad, con dos tercios de la audiencia por debajo de los 25 años, mientras que la cifra fue de un 51 por ciento para "Takers".

"Last Exorcism" fue producida de manera independiente por unos 2 millones de dólares y luego adquirida por Lionsgate por un monto similar para su distribución en Estados Unidos.

Pero la cinta obtuvo una pobre calificación "D" a la salida de las funciones en encuestas realizadas por Cinemascore, según Lionsgate.

"Quedamos impresionados", dijo David Spitz, presiente de la compañía de distribución local, notando que había recibido buenas críticas y despertado un gran interés a través de esfuerzos de mercadeo en internet.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo de los actores Sylvester Stallone (I), Bruce Willis (C) y Mickey Rourke (D) en la presentaci&oacute;n oficial de "The Expendables" en Los Angeles. Ago 3, 2010. REUTERS/Phil McCarten</p>