Condenan a dos miembros de Greenpeace por robar carne de ballena

lunes 6 de septiembre de 2010 08:28 GYT
 

TOKIO (Reuters) - Dos activistas de Greenpeace fueron condenados el lunes en Japón a tres años de libertad condicional por robar carne de ballena que según ellos iba a ser consumida ilegalmente.

Japón ha sido criticado por ecologistas y países extranjeros por su programa de caza científica de ballenas, introducido en respuesta a una prohibición de la caza comercial en virtud de una moratoria de 1986. Es uno de los tres únicos países del mundo en los que está autorizada la caza de ballenas.

Un tribunal de la ciudad japonesa de Aomori condenó a un año de cárcel, pena suspendida durante tres años, a Junichi Sato y Toru Suzuki. La fiscalía, que no pudo ser contactada inmediatamente para realizar comentarios, había pedido 18 meses de prisión.

"Esta es una decisión injusta sobre un acto que reveló irregularidades en un negocio nacional financiado con impuestos", dijo Greenpeace Japón en su página de internet.

Sato y Suzuki se llevaron una caja de carne de ballena de un depósito pesquero en el norte de Japón en el 2008, que según ellos un miembro de la tripulación de un ballenero japonés iba a llevarse a casa de forma ilegal.

El grupo ecologista utilizó la carne para quejarse ante la fiscalía de que los miembros de la tripulación del ballenero habían cargado carne de ballena para consumo personal, en lugar de venderla a través de los canales oficiales para compensar las subvenciones fiscales por el programa de caza de ballenas.

La fiscalía investigó y abandonó el caso presentado por Greenpeace, diciendo que no podían hallar ninguna prueba de irregularidades.

Sato y Suzuki pretenden apelar la condena del lunes, dijo Greenpeace.

Las conversaciones sobre la sustitución de la moratoria por una caza controlada fracasaron en una reunión internacional sobre la caza de ballenas el pasado junio.

En tanto Australia presentó una demanda contra Japón este año ante el tribunal internacional de La Haya para detener la caza científica de ballenas en el océano Antártico.

(Reporte de Yoko Kubota; Traducido por Blanca Rodríguez en la Redacción de Madrid; Editado por Lucila Sigal)