Número de divorcios cae en España por tercer año consecutivo

lunes 6 de septiembre de 2010 08:54 GYT
 

MADRID (Reuters) - Un 10,6 por ciento menos de parejas se divorciaron en España en el 2009, continuando una tendencia a la baja por tercer año consecutivo, según datos difundidos el lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) del país.

Los españoles parecen estar más felices en pareja o la crisis económica les impide deshacer una unión infeliz, por lo que el año pasado 106.166 parejas disolvieron su matrimonio, frente a los 110.036 del 2008, ambos datos lejanos a las casi 146.000 parejas que finalizaron su relación en el 2006.

Los divorcios constituyen el principal tipo de ruptura matrimonial, con un 92,7 por ciento del total, frente a las separaciones (un 7,2 por ciento ) y las nulidades, que representan sólo un 0,1 por ciento de las disoluciones de parejas.

En el 2009 continuó en descenso el número de separaciones previas al divorcio - un 17,1 por frente al 21,4 por ciento el año anterior -, aunque a un ritmo mucho menor que cuando se reformó la ley del divorcio en el 2005, que agilizó los procesos de ruptura al suprimir este requisito.

De hecho, el 71,4 por ciento de las demandas de divorcio se resolvió en menos de seis meses.

Una tendencia clara es que cada vez los divorcios y separaciones son más de mutuo acuerdo - un 64,4 por ciento del total - mientras que se mantiene estable el número de parejas rotas con hijos: un 53,6 por ciento de los casos.

Cuando hay niños, la custodia de los menores es mayoritariamente cosa de mujeres, que se quedaron con la tutela en un 84 por ciento de los casos, frente a un 5,6 por ciento de las veces en que recayó en el varón. Ambos cónyuges sólo compartieron la custodia de los hijos en un 9,7 por ciento de los casos.

Los matrimonios disueltos duran una media de 15,4 años, un dato que se mantiene estable, y los cónyuges más proclives a la separación están entre los 40 y los 49 años (una media de 41,9 años en mujeres y 44,4 años en hombres).

La mayor parte de las rupturas se produjo en parejas formadas por españoles (un 87,2 po ciento del total), en un 8,4 por ciento uno de los cónyuges eran extranjeros y en un 4,4 por ciento ambos procedían de otro país.

Además, un total de 158 disoluciones correspondió a uniones homosexuales, un ligero incremento frente a los 116 del año anterior.

(Por Emma Pinedo; Editado por Inmaculada Sanz)