Para impresionar a una mujer en la pista hay que saber moverse

viernes 10 de septiembre de 2010 10:47 GYT
 

Por Belinda Goldsmith

CANBERRA (Reuters) - Los hombres que quieran impresionar a las mujeres en la pista de baile ahora cuentan con la ayuda de la ciencia.

Un estudio europeo halló que los hombres que mueven más el cuello y el tronco al ritmo de la música tienen más posibilidades de atraer a las mujeres.

Investigadores británicos y alemanes grabaron a 19 hombres de edades comprendidas entre 18 y 35 años con un sistema de cámara en 3D mientras bailaban a un ritmo básico, y luego pasaron sus movimientos a unos caracteres humanoides en blanco.

Un grupo de 37 mujeres heterosexuales evaluó después los movimientos de estos avatares, que no mostraban los rasgos físicos de los hombres, para ayudar a identificar las áreas clave de movimiento que definen un baile como "bueno" o "malo".

"Es el primer estudio que muestra objetivamente qué diferencia a un buen bailarín de otro. Los hombres de todo el mundo querrán saber qué movimientos pueden hacer para atraer a las mujeres", dijo el psicólogo Nick Neave, de la Universidad Northumbria de Reino Unido, en un comunicado.

El estudio, en el que también participó la universidad alemana de Gttingen, halló que ocho variables de movimiento son las claves para diferenciar a un "buen" de un "mal" bailarín.

Las variables son el tamaño del movimiento del cuello, el tronco, el hombro izquierdo y la muñeca, la variabilidad del tamaño del movimiento del cuello, el tronco y la muñeca izquierda, y la velocidad del movimiento de la rodilla derecha.

El análisis se concentró en tres regiones corporales: las piernas (que incluían el tobillo, la cadera y la rodilla), el brazo (hombro, codo y muñeca) y la zona del centro del cuerpo (con el cuello y el tronco).

Un buen bailarín muestra movimientos más amplios y variados en relación con giros y curvatura de la cabeza y el torso, así como los de la rodilla derecha, dijeron los investigadores en un trabajo publicado en Royal Society Journal Biology Letters.

(Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Daniela Desantis)