Muerte a lo "Eleanor Rigby" revela heroína de guerra británica

martes 14 de septiembre de 2010 14:51 GYT
 

Por Estelle Shirbon

LONDRES (Reuters) - Una anciana solitaria que murió sola en su departamento en el suroeste de Inglaterra y que no tenía a nadie que pagara por su funeral, saltó de manera póstuma a la fama luego de que se supo que fue una valerosa agente secreta durante la Segunda Guerra Mundial.

Eileen Nearne falleció el 2 de septiembre a los 89 años de edad en su casa en la ciudad de Torquay. Varios días después y ante la ausencia de algún conocido que se hiciera cargo de los trámites funerarios, las autoridades ingresaron al departamento para hacerse cargo, dijo un portavoz del ayuntamiento local.

Una búsqueda de documentos que pudieran ayudar a ubicar a algún familiar llevó al hallazgo de una serie de medallas y papeles que revelaron la vida de una mujer que una vez fue conocida como "Agente Rose", que desafió a los nazis sirviendo como operadora de radio en la Francia ocupada.

Los medios británicos compararon su muerte con la del personaje ficticia Eleanor Rigby, cuya muerte solitaria fue descrita en una canción de los Beatles.

"Ella iba a ser enterrada, como Eleanor Rigby, junto con su nombre", afirmó el periódico The Times, que publicó en su portada una gran foto en blanco y negro de una joven Nearne con una boina.

"Eso ahora podría cambiar. Debería cambiar, por el servicio que Eileen Nearne brindó a su país (...) Su valor fue superado sólo por su humildad. Cada parte de su vida merece ser mencionada tanto como la de Eleanor Rigby", afirmó The Times en una editorial.

A los 23 años y como miembro de la Dirección de Operaciones Especiales (SOE, por su sigla en inglés), Nearne ingresó a Francia en marzo de 1944 para trabajar como agente encubierta y ayudó a coordinar una red de combatientes de la resistencia y espías.

Luego de la guerra, Nearne fue reconocida como Miembro de la Orden del Imperio Británico, en reconocimiento por sus servicios. Ella vivió la mayor parte de sus años restantes con su hermana Jacqueline, quien también sirvió en la SOE.

Desde la muerte de su hermana en 1982, Nearne vivió sola y nunca habló sobre sus hazañas en tiempos de guerra.

(Editado en español por Carlos Aliaga)