Detroit brilla como escenario de Hollywood

domingo 26 de septiembre de 2010 14:15 GYT
 

Por David Bailey

DETROIT, EEUU (Reuters) - Un auto no identificado de la policía de Detroit se detiene con un chirrido fuera de la terminal de autobuses del centro y el detective de homicidios sale a toda velocidad en busca de un sospechoso.

Luego el director grita corte, y el actor Michael Imperioli y la decena de extras que hacen de policías y transeúntes para la nueva serie televisiva "Detroit 1-8-7" regresan tranquilamente a sus puestos para hacerlo todo de nuevo desde otro ángulo.

Bienvenidos a Detroit, a medio siglo del ocaso de Motown y a sólo meses de un auge aún polémico que la ha convertido en un destino accesible para el rodaje de películas de Hollywood.

Carolyn Tolley, quien observaba el rodaje de "Detroit 1-8-7" debajo de un toldo azul, dice que los fuertes incentivos impositivos de Michigan a la producción cinematográfica le dan empleo después de que aquí se acabaran los trabajos en publicidad para la industria automotriz.

"Estaba por irme. Seguramente no estaría aquí", explicó Tolley, una continuista que había estado planeando mudarse a Arizona antes de que Hollywood golpeara a su puerta con una serie de proyectos.

Tolley apunta a las caravanas gitanas de camiones de filmación de las que dispone para su rodaje para afirmar que los incentivos impositivos estatales para la producción están generando puestos de trabajo e ingresos.

"Se trata de cómo esta industria alimenta a tantas otras industrias de aquí", dijo la mujer.

La población de Detroit ha caído a menos de la mitad desde su pico de la década de 1950. Casi un tercio de la ciudad está abandonada. Uno de cada seis residentes está sin trabajo y el alcalde de Detroit Dave Bing está avanzando con un plan para achicar la ciudad, alentando a los residentes a retirarse a los barrios en mejor estado.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de miembros del elenco de Detroit 1-8-7, Michael Imperioli y Natalie Martinez, en el estreno de la serie en Detroit. Sep 7 2010 Un auto no identificado de la polic&iacute;a de Detroit se detiene con un chirrido fuera de la terminal de autobuses del centro y el detective de homicidios sale a toda velocidad en busca de un sospechoso. REUTERS/Rebecca Cook/ARCHIVO</p>