Libros electrónicos pueden fomentar la lectura infantil: estudio

miércoles 29 de septiembre de 2010 16:12 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - La cantidad de tiempo que los niños pasan leyendo libros por diversión disminuye conforme usan teléfonos móviles y otros aparatos móviles, pero los libros electrónicos podrían llevarlos de vuelta a la literatura, según un reporte difundido el miércoles.

El estudio, que fue realizado por la compañía educativa y de medios Scholastic y el Harrison Group, una empresa de marketing y consultoría, también descubrió que a los padres les preocupa que un mayor acceso a la tecnología limite el tiempo que sus hijos dedican a la lectura o a estar con su familia.

Cerca de un 40 por ciento de los padres cree que el tiempo empleado online o usando dispositivos móviles reduce el tiempo destinado a los libros o a realizar actividades físicas. Un 33 por ciento teme que la tecnología lleve a pasar menos horas con la familia.

No obstante, el estudio descubrió que la tecnología podría alentar a los niños a leer. De los niños encuestados, un 57 por ciento dijo que les interesaría leer un libro electrónico.

Cerca de un tercio de los niños dijo que leerían más libros por placer si tuvieran más libros electrónicos más disponibles.

No obstante, un 66 por ciento indicó que continuaría leyendo textos impresos incluso si existiera una mayor disponibilidad de libros electrónicos.

Francie Alexander, académica jefe de Scholastic, dijo en un comunicado que los resultados del estudio demuestran que los libros electrónicos tienen un papel educativo importante.

"Si podemos llegar a los niños donde están y conseguir que un tercio de ellos (...) pase más tiempo leyendo por diversión, ese tiempo adicional (...) no sólo les ayudará a leer mejor, sino que les preparará para abordar textos (...) que encontrarán en la secundaria y la universidad", explicó.

El estudio también demuestra que padres e hijos tienen puntos de vista radicalmente diferentes sobre lo que es la lectura. Sólo un 8 por ciento de los padres consideró lectura los mensajes de texto, frente a un cuarto de los niños.

Unos 1.000 niños y sus padres de un comité representativo nacional participaron en el estudio.

(Información de Bernd Debusmann Jr.; Traducido por Emma Pinedo en la Redacción de Madrid)