Estudio revela que perros también son optimistas o pesimistas

martes 12 de octubre de 2010 12:43 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Si su perro destruye los muebles cuando usted está fuera de casa podría ser pesimista, según han concluido varios investigadores.

Un estudio ha determinado que algunos perros son pesimistas por naturaleza, mientras que otros tienen un temperamento más jovial.

"Sabemos que los estados emocionales de las personas afectan sus decisiones y que es más probable que la gente feliz juzgue una situación ambigua positivamente", dijo el profesor Mike Mendl, uno de los autores del estudio y director de bienestar y comportamiento animal en la Universidad de Bristol.

"Lo que nuestro estudio ha demostrado es que eso se aplica a los perros de forma similar", agregó.

Para medir la psicología canina, los investigadores entrenaron a perros para reconocer que los recipientes situados a un lado de la habitación contenían comida, mientras que los ubicados al otro lado estaban vacíos. Después los colocaron en ubicaciones "neutrales" entre ambos lados.

Así como las personas felices tienden a ver el lado positivo de cualquier situación, los perros optimistas corrieron hacia el recipiente, esperando encontrar comida, mientras que los pesimistas dudaban o corrían más despacio.

El estudio, publicado en Current Biology y en el que se usaron a 24 perros en dos centros de animales de Reino Unido, determinó que el temperamento de los perros se correspondía a su comportamiento cuando estaban separados de sus dueños.

Los perros que veían el recipiente medio lleno eran más tranquilos cuando se los dejaba solos, seguros de que sus propietarios volverían, mientras que era más probable que los pesimistas se preocuparan, ladraran o se portaran mal.

Alrededor de la mitad de los 10 millones de perros de Reino Unido muestran un "comportamiento relacionado con la separación" en algún momento.

En lugar de deshacerse de los perros nerviosos o ignorarlos, los propietarios deberían reconocer que sus mascotas podrían tener problemas emocionales y buscar tratamiento para ellos, dijo Mendl.

(Reporte de Anna Yukhananov; Traducido por Redacción de Madrid; Editado por Javier Leira)