Novela cómica se lleva premio Booker por primera vez

martes 12 de octubre de 2010 19:22 GYT
 

Por Mike Collett-White

LONDRES (Reuters) - El autor británico Howard Jacobson se convirtió el martes en el sorpresivo ganador del premio Booker por "The Finkler Question", la primera comedia que se adjudica uno de los premios literarios más codiciados del mundo angloparlante.

El novelista y crítico de 68 años, quien se especializa en escribir sobre lo que hoy significa ser judío en Gran Bretaña, era considerado como el que tenía menos posibilidades de ganar por el corredor de apuestas Ladbrokes antes del anuncio, mientras que "C" de Tom McCarthy era un firme favorito.

El australiano Peter Carey se perdió la oportunidad de convertirse en el primer autor en obtener tres premios Booker.

Carey ganó en 1988 por "Oscar and Lucinda" y en el 2001 por "True History of the Kelly Gang" y fue preseleccionado este año por "Parrot and Olivier in America".

"Se trata sobre ser judío, pero mucho más que eso", dijo el poeta Andrew Motion, jefe del panel del jurado, hablando con la prensa tras nombrar al ganador.

"Es brillante sobre la amistad entre hombres en particular, y es muy inteligente sobre cómo a veces no nos gustan nuestros amigos", añadió antes de una ostentosa cena de premiación en el esplendor medieval del Guildhall de Londres.

Motion dijo que "The Finkler Question" no era sólo comedia.

"El tipo de comedia que es tan casi adyacente a la tristeza que sería un error simplemente describir esto como una novela cómica", señaló, realizando comparaciones con Shakespeare. "Es cómico, es risa, pero es risa en la oscuridad", agregó.   Continuación...

 
<p>El autor brit&aacute;nico Howard Jacobson posa con una copia de su libro "The Finkler Question" en el sal&oacute;n Guildhall de Londres, oct 12 2010. El autor brit&aacute;nico Howard Jacobson se convirti&oacute; el martes en el sorpresivo ganador del premio Booker por "The Finkler Question", la primera comedia que se adjudica uno de los premios literarios m&aacute;s codiciados del mundo angloparlante. REUTERS/Luke MacGregor</p>