Opresión y desigualdad alientan sátira literaria Egipto

sábado 16 de octubre de 2010 08:02 GYT
 

Por Shaimaa Fayed

EL CAIRO (Reuters) - Haciendo bromas con todo, desde el mandato de casi 30 años del presidente hasta el frenético tráfico de la capital, las obras satíricas están ocupando más espacio en las librerías de Egipto y reflejando las frustraciones de la joven generación.

"Debe haber una solución", con una caricatura de un ciudadano hastiado apoyado sobre un tacho de basura en su portada, y "Egipto no es mi madre, es mi madrastra", que hace un juego de palabras con la expresión local "Masr Umm Al Donia" (Egipto es la madre del mundo), son algunas de las obras más populares.

Otros títulos dejan ver que el mensaje rebelde a menudo atrae a la juventud, como "Capitán Egipto: un álbum para adolescentes", que juega con los desafíos a los que se enfrenta la juventud en el país de 78 millones de habitantes.

Los limitados canales para las expresiones políticas, la represión estatal de la disidencia y la creciente desigualdad de ingresos en el Estado más poblado del mundo árabe están avivando la demanda por este tipo de sátira literaria, según dicen críticos literarios.

"Cuanto más totalitario sea el Gobierno que tengas, cuanta más opresión haya, más sátira tendrás. Es una forma de resistencia", dijo el crítico literario Rabie Moftah.

Hace mucho que la literatura satírica forma parte de la escena cultural de Egipto. Pero ahora es más comercial y accesible al público joven, particularmente gracias al uso del árabe de la calle y a que se ha vuelto más incisiva.

La oposición literaria no suscribe a ningún movimiento lo suficientemente grande como para cambiar el curso de Egipto en las próximas elecciones, cuando no se espera que el partido gobernante de Hosni Mubarak se enfrente a nadie. Pero es un canal más de disidencia.

"Hasta este momento, sólo unas pocas de estas obras están tratando de generar conciencia política y social. No van a tener un fuerte impacto a corto plazo", dijo Nabil Abdel Fattah, del Centro Ahram de Estudios Estratégicos y Políticos.   Continuación...