Pese a vivir como rey, heredero serbio relata sus penas

domingo 17 de octubre de 2010 08:15 GYT
 

Por Adam Tanner

BELGRADO (Reuters) - Al mostrar a los visitantes los extensos jardines de su propiedad de 134 hectáreas, Alexander Karadjordjevic hace un gesto hacia un cantero de flores y se refiere a la carga de mantener un terreno tan grande.

"Hemos tenido que reducir los jardineros a seis. Estas personas están realmente exigidas. Tito tenía 40, pero él vivía como un emperador", dijo Karadjordjevic, hijo del último rey de Yugoslavia y heredero al trono.

La monarquía de Serbia concluyó durante la Segunda Guerra Mundial, después de la cual tomó el poder el líder comunista Josip Broz Tito, quien usó los palacios reales en Belgrado para alojar a sus dignatarios y ofrecer recepciones.

El príncipe de la corona Alejandro II, hijo del difunto Rey Pedro II que huyó a Gran Bretaña durante la invasión nazi de 1941, regresó a vivir en el palacio en el 2001 tras la caída del líder Slobodan Milosevic.

El Gobierno todavía retiene el título del complejo real Dedinje, incluyendo el Stari Dvor (Antiguo Palacio) de la década de 1920 de seis habitaciones donde Karadjordjevic vive con su esposa, y del Beli Dvor (Palacio Blanco), usado para recepciones. Belgrado asigna 1 millón de euros al año para mantenerlo. Demasiado poco, dice el príncipe.

"Es una gran responsabilidad mantener un lugar como este. Hay una lista de cosas a reparar. En el primer puesto está el techo. En el puesto número 50 está la piscina", dijo Karadjordjevic, quien lucía un traje cruzado y hablaba mejor inglés que serbio.

Entre las áreas que están bien preservadas están la sala de cine, el salón de billares y otras recámaras ornamentadas del subsuelo, además del comedor del primer nivel con una larga mesa de madera y la biblioteca repleta de miles de libros.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el comunismo acabó con la monarquía en los Balcanes, si bien Tito mantuvo la tradición de entretener allí a los máximos líderes internacionales.   Continuación...

 
<p>Imagen de archivo de Alexander Karadjordjevic en una entrevista con Reuters en Belgrado. oct 5 2010. Al mostrar a los visitantes los extensos jardines de su propiedad de 134 hect&aacute;reas, Alexander Karadjordjevic hace un gesto hacia un cantero de flores y se refiere a la carga de mantener un terreno tan grande. REUTERS/Marko Djurica</p>