30 de octubre de 2010 / 13:02 / en 7 años

Diseñadores de moda libaneses imperan pese a crisis

Por Yara Bayoumy

BEIRUT (Reuters) - Los mejores diseñadores de moda en Occidente sufrieron amargamente cuando las carteras de todo el mundo permanecieron cerradas con firmeza durante la crisis financiera.

Pero los diseñadores libaneses, provenientes de una tierra donde Moda TV es el canal elegido en los bares más exclusivos, dicen haber escapado al azote de la crisis debido a dos cosas: una alta costura accesible y clientes árabes ricos.

Es justo decir que el Líbano simplemente no viste informal. Tacos altos, vestidos ceñidos al cuerpo y cabellos estilizados son parte de la rutina diaria de muchas mujeres libanesas.

Alquilar un vestido de diseñador para usar en una boda es mucho más aceptable que - lo peor de lo peor - optar por comprar un vestido genérico de una tienda barata.

De modo que no resulta sorprendente que los mejores diseñadores se vuelvan más famosos por sus largas y elaboradas colecciones de chifón con lentejuelas que las clásicas líneas “listas para usar”. Y su clientela sigue volviendo por más.

De hecho Elie Saab, cuyos vestidos ajustados y muy femeninos son favoritos en la alfombra roja para muchas de las más solicitadas celebridades de Hollywood, dice que sus líneas “pret-a-porter” sufrieron unos cuantos meses en Estados Unidos debido a la crisis, y no sus colecciones de alta costura.

“Los diseñadores libaneses siempre se han distinguido con su alta costura, no con su colección de tenidas casuales. Lo que le presentan al mundo es distintivo”, afirmó Saab a Reuters.

Saab hablaba poco antes de su primer desfile en Beirut en 18 años, donde exhibió su colección casual otoño-invierno 2010/2011 para conmemorar la apertura oficial del opulento distrito comercial Beirut Souks, en el centro de la ciudad.

Pero incluso esa colección, ya presentada en París, estaba llena de vestidos de noche recargados de encaje, tul y lentejuelas, en profundos colores que dijo que recuerdan a estar en “un bosque en plena noche”.

Scarlett Johansson, Carey Mulligan y Emily Blunt ya han sido vistos luciendo algunos de los diseños de la colección sobre la alfombra roja.

“Si vas a una casa de moda francesa, (de alta costura), el precio es anti-natural, es como si dijesen ‘no queremos vender’. Ese es el motivo por el cual la alta costura es exitosa en el Líbano. Es la belleza de la pieza (...) y los precios son apropiados para mujeres de mundo”, dijo Saab.

ALTA COSTURA LIGHT

Abed Mahfouz, cuyos vestidos han sido lucidos por Beyonce y Victoria Beckham, está de acuerdo.

Teniendo en cuenta los bolsillos magros de sus clientes, Mahfouz redujo sus precios en hasta un 50 por ciento, una riesgosa movida que otros altos diseñadores se han negado a hacer, creyendo que perjudicaría a la marca.

Los vestidos que se vendían de entre 70.000 y 100.000 dólares, fueron rebajados a entre 50.000 y 60.000 dólares, forzándolo a percibir una disminución de 30 por ciento en sus ganancias de 2009 al 2010.

Pero Mahfouz dice que el riesgo valió la pena y que su base de clientes de Oriente Medio se expandió.

“Me dije a mí mismo que durante los años de crisis no necesitaría ganar mucho dinero sino mostrarle al mundo que puedo trabajar”, sostuvo.

“Por el contrario, quise mostrarle al mundo que estoy aquí, innovando, mejorando, realizando desfiles de moda”, dijo Mahfouz en una sala de exposición donde se mostraban vestidos con abundantes lentejuelas rojas y un traje de bodas de chifón y capas de lentejuelas.

Mahfouz dice ahora estar recibiendo más clientes de Egipto, Libia, Túnez y Yemen. Atendiendo el aumento en la demanda, está por abrir un nuevo local en el elegante distrito del centro de Beirut, a un paso de la tienda de Elie Saab.

Pero las ricas mujeres del Golfo Pérsico son las verdaderas adoradas de creadores como Saab y Mahfouz, cuyos diseños de vestidos apelan a sus gustos por lo elaborado y colorido.

“Con el debido respeto por todo los países, Arabia Saudita está en un nivel y todos los otros países árabes están en otro”, dijo Mahfouz.

El diseñador indicó que entre 50 y 60 por ciento de sus ventas provienen de clientela saudita. Si bien en público las mujeres deben usar una larga capa negra conocida como abaya, a menudo lucen resplandecientes vestidos en bodas y elaborados eventos de la alta sociedad.

La prominencia de las mujeres del Golfo también resultó evidente en el reciente desfile de Saab en Solidere, el distrito central de Beirut, donde fueron acomodadas en ubicaciones VIP mientras muchas libanesas luchaban por hallar asiento en el extravagante evento repleto de fuegos artificiales.

Mahfouz dice que la reducción de los presupuestos en el mundo árabe ha generado un nuevo nicho, al que él denomina “alta costura light”. En lugar de hacer un vestido único, como funciona la alta costura, hace tres o cuatro piezas del mismo diseño. Vestidos que solían venderse entre 25.000 y 30.000 dólares ahora se venden en entre 12.000 y 15.000 dólares.

“Mi ‘pret-a-porter’ es como alta costura (...) Así que inventé la alta costura-lujosa. Al mundo le gusta vestir alta costura, pero quieren precios de diseño no exclusivo”, dijo el diseñador.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below