3 de noviembre de 2010 / 19:44 / hace 7 años

Bush rechaza acusaciones de racismo por huracán Katrina

Por Steve Holland

WASHINGTON (Reuters) - El ex presidente estadounidense George W. Bush dijo que las críticas de algunos sectores, incluyendo del famoso rapero Kanye West, de que durante el manejo del huracán Katrina en el 2005 mostró un desprecio por los negros representaron un “golpe bajo”.

En sus memorias, “Decision Points”, que serán lanzadas el próximo martes, Bush escribió que las acusaciones de racismo que recibió durante la crisis de Katrina representaron “el peor momento de mi presidencia”.

En extractos de una entrevista con el programa “Today”, de la cadena NBC, al ex presidente le preguntaron sobre los comentarios de West, quien dijo que “a George Bush no le importan los negros”.

La acusación surgió debido a que muchos afroamericanos fueron afectados por el huracán, que devastó a Luisiana y a otros estados de la costa del Golfo. Bush fue muy criticado por su gestión del desastre.

El ex mandatario, cuya entrevista con Today será transmitida el próximo lunes, señaló que West prácticamente lo había tildado de racista.

“Y no lo entendí en ese entonces. No lo entiendo ahora. Una cosa es decir ‘no me gusta el modo en que ha manejado su tarea’. Otra cosa es decir ‘este hombre es un racista’”, comentó Bush.

“Me molesta, (porque) no es cierto. Y fue uno de los momentos más desagradables en mi presidencia”, agregó.

En cambio, aseguró que su desempeño fue fuerte “en materia de relaciones raciales y en la oferta de oportunidades”.

Bush también escribió en su libro, del cual Reuters obtuvo una copia, que su error inicial con Katrina fue no comunicar su preocupación por las víctimas de la tormenta.

Dijo que no debería haber volado a bordo del Air Force One sobre Nueva Orleáns cuando gran parte de la ciudad estaba bajo el agua.

“La foto mía sobrevolando el daño sugirió que yo estaba distanciado del sufrimiento en el terreno. Eso no era lo que yo sentía. Pero una vez que se formó esa impresión pública, no la pude cambiar”, confesó.

Bush dice que intentó convencer a la entonces gobernadora de Luisiana Kathleen Blanco de que aceptara el envío de soldados para mantener el orden, pero fue varias veces rechazado.

En el libro asegura que le gustaría haberla desautorizado, pero que temió desatar una crisis constitucional.

Y en relación al ridiculizado comentario que le hizo al entonces responsable del operativo de emergencia, Michael Brown (“Brownie, estás haciendo terrible trabajo”), Bush se defendió diciendo que estaba intentando darle apoyo moral.

“Nunca me imaginé que esas palabras se iban a convertir en una frase tristemente célebre en el léxico político”, dijo.

Editado en español por Patricia Avila

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below