6 de noviembre de 2010 / 13:25 / hace 7 años

Antigua industria siria afronta amenaza de imitadores

Por Khaled Yacoub Oweis

ALEPPO, Siria (Reuters) - Un fuerte perfume a aceite de oliva y laurel pende en el aire de Aleppo, hogar de una antigua industria jabonera que goza de un incipiente renacimiento desde que el Gobierno levantó una veda comercial en los últimos cinco años.

Entre calles laberínticas de 2.000 años de antigüedad, en casas con jardín y hoteles conocidos como "khans", subsiste un puñado de talleres que han estado produciendo a mano por cientos de años el afamado "Savon d'Alep", o jabón de Aleppo.

Pero los guardianes de las antiguas tradiciones afirman que codiciosos imitadores han comenzado a comercializar un jabón industrial barato bajo el mismo nombre, amenazando con socavar la marca en los lucrativos mercados europeos de exportación.

"Los consumidores europeos son muy exigentes. Puede que desembolsen varios euros por un jabón que diga Aleppo pero no volverán a comprar jabón sirio si no les hace bien a la piel", dijo Safouh al-Deiri, un comerciante que viene exportando el jabón Aleppo a Francia desde la década de 1980.

Deiri, quien vive en Lyon, sostiene que el jabón Aleppo propició el desarrollo durante la ocupación francesa de Siria y su vecino Líbano entre 1920 y 1946.

El verdadero jabón, apodado el oro verde de Aleppo, está hecho con aceites de oliva y laurel, agua y palmato de sodio, un ingrediente natural que solidifica la mezcla.

El bloque resultante es cortado a mano y dejado secar por entre seis meses y tres años para que dure más tiempo. El aspecto rústico del jabón y las grandes barras cuadradas de casi 250 gramos cada una es su característica distintiva.

La pureza y simplicidad del jabón - el aceite de oliva es un humectante natural y el de laurel un limpiador - contrastan con los jabones modernos que usan de todo, desde grasa de cerdo a hueso de caballo triturado, además de aceites "menos nobles", como el de palma u otras semillas.

La demanda de productos orgánicos y naturales también le ha merecido un mercado especializado en Europa, donde muchas personas los prefieren por sobre jabones occidentales "de lujo" que tienen más de 20 ingredientes, incluyendo químicos.

RENACIMIENTO

La actividad comercial en Aleppo, que solía ser un polo de la antigua Ruta de la Seda, menguó desde que el partido Baath llegó al poder en Siria hace casi 50 años e impuso políticas económicas al estilo soviético que llevaron al exilio a sus más importantes empresas familiares.

Restricciones a las firmas privadas han sido flexibilizadas en los últimos años, contribuyendo al rejuvenecimiento arquitectónico de la ciudad, al aumento en el turismo y a las campañas por comercializar el característico jabón.

Pero a pesar de la campaña de márketing, las cinco familias establecidas como productoras de jabón -Zanabili, Najjar, Fansa, Jbeili y Sabouni- siguen siendo subestimadas y ni siquiera tienen carteles en sus puertas.

Ahora estas familias exportan la mayor parte de su producción - de unas 600 toneladas al año - a Europa, Corea del Sur y Japón, especialmente el de más alta categoría, que contiene un 16 por ciento de aceite de laurel.

Su éxito dio lugar a veintenas, sino cientos de imitadores, muchos de los cuales usan colorantes artificiales para darle al jabón el tinte verde del aceite de laurel y oliva.

El jabón industrial se vende a 2 dólares el kilo, comparado con los 16 dólares o más que cobran los fabricantes de jabón tradicional, dependiendo de la calidad del aceite de oliva y la proporción de aceite de laurel.

Deiri dijo que la falta de estándares podría deparar a la industria jabonera de Aleppo el mismo destino que a sus productos textiles, que eran codiciados en Europa antes de que cayera la calidad.

"En Francia ya hay jabón natural de aceite de laurel y oliva hecho en China. El Gobierno sirio podría ayudar a preservar la calidad si dispusiera especificaciones para el nombre Savon d'Alep", afirmó.

En el taller de Zanabili frente a la mezquita Osmanya, el propietario Nabil Zanabili usa una lupa para inspeccionar una barra de jabón sobre la cual debe dar su opinión como experto.

"Es de buena calidad. El aceite de oliva es bueno y tiene una buena proporción de laurel", sostuvo Zanabili.

Señala que Aleppo ha sido un centro producción de jabón desde antes de los tiempos de Jesús, junto a Antioch en la Turquía de hoy en día y la ciudad palestina de Naplusa.

La ciudad portuaria de Trípoli, libanesa desde 1920, también cuenta con una casa antigua de fabricación de jabón.

Pero incluso Zanabili ha desarrollado una línea que incorpora aceite de almendra, menta, limón y laurel, pensados para satisfacer algunos gustos europeos y asiáticos, aunque insiste en que el producto sigue siendo de alta calidad.

Sultana, una tienda exclusiva que abrió en el distrito Jdeideh hace tres años, agrega esencia de jazmín importada de Francia y tiene una línea de jabón líquido de laurel.

Marhaf Sabouni, cuyo legado familiar en la fabricación de jabón data de hace 600 años, dijo que comprar una de las marcas establecidas era lo más seguro ya que éstas no han puesto en juego su calidad y reputación.

Pero puede que encontrar el mejor producto en el mercado local sea difícil, y los clientes exigentes deben encontrar el camino a los talleres en los antiguos barrios de Aleppo.

Naji Fahed, que tiene dos locales minoristas en Damasco, tiene jabón Fansa a 17 dólares el kilo pero todo el resto en el negocio se vende a una fracción de eso, porque no todo el mundo aprecia los productos de tradición ancestral.

"El jabón barato quema la piel, pero tiene clientes. Una famosa actriz siria es una compradora regular. Compra el jabón más horrible y dice que es lo mejor para su piel", comentó.

Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below