Serie TV en Kuwait aviva debate sobre influencia Irán

sábado 6 de noviembre de 2010 09:23 GYT
 

Por Andrew Hammond

DUBAI (Reuters) - Cuando Karim llega a Kuwait para ofrecer sus condolencias por la muerte de su cuñado, su hermana se acerca a él y le dice entre lágrimas en farsi: "Aquí no está permitido ingresar al salón de luto para mujeres".

Poco familiarizado con las costumbres de Kuwait, un dolido Karim se va en busca del "diwaniyya", lo que en el Golfo Pérsico se conoce como el salón donde los hombres de la familia desarrollan su propio velorio.

La primera escena de "Karimo" instala la tensión sobre la identidad nacional que aborda la serie televisiva. Pero además da cuenta de una realidad que complica la postura del Golfo Pérsico sobre Irán y su programa nuclear: la enorme comunidad de iraníes o árabes de origen iraní que vive en la región.

Para algunos, el audaz abordaje de este tema en el programa -que desafía el discurso oficial en Kuwait que glorifica a las tribus beduinas- sirve a los intereses iraníes, mientras países más pequeños del Golfo alineados tradicionalmente con Estados Unidos se preguntan cómo sería el futuro con un resurgimiento de la influencia de Irán.

Karim escucha música persa, le cuesta pronunciar palabras en árabe y los diálogos en farsi vienen subtitulados. La emisora privada de Kuwait al-Rai TV promocionó el programa en farsi y árabe.

"Esta es una invasión cultural y la imposición del farsi sobre la sociedad árabe. No creo que nuestra sociedad esté tan desesperada como para recurrir al farsi", escribió un usuario en el sitio web del periódico kuwaití al-Anba, reflejando las fuertes reacciones de muchos.

Sin embargo, se cree que cerca de un 30 por ciento de los kuwaitíes son musulmanes chiitas -mayoría en Irán - y más de la mitad podría tener sangre iraní. Kuwait tiene muchas familias de comerciantes cuyos nombres ocultan un pasado persa.

La historia se repite de igual forma a lo largo de la costa del Golfo Pérsico, desde Kuwait hasta Omán. Los chiitas son incluso mayoría en Bahréin, vistos por la escuela islámica Wahhabi de Arabia Saudita - que considera a la rama chiita como una herejía - casi como un grupo rebelde de Irán.   Continuación...