16 de noviembre de 2010 / 13:37 / hace 7 años

ENTREVISTA-Actriz Dominique Sanda sueña con interpretar a Chéjov

Por Lucila Sigal

MAR DEL PLATA, Argentina (Reuters) - La actriz francesa Dominique Sanda, quien trabajó con Vittorio De Sica y Bernardo Bertolucci, entre otros grandes maestros del cine mundial, y se autodescribe como una persona tímida, dijo que le gustaría interpretar una obra de Antón Chéjov antes de morir.

Sanda, quien ganó en el Festival de Cine de Cannes de 1976 el premio a la mejor actriz por su papel en "L'ereditá Ferramonti" (La herencia Ferramonti), de Mauro Bolognini, vive desde 1999 en Buenos Aires, donde conoció a su actual marido, un filósofo rumano nacionalizado argentino.

"Siempre digo que antes de morirme quiero hacer una obra de Chéjov, pero no sé si se va a dar", dijo la actriz en una entrevista con Reuters en Mar del Plata en referencia al narrador y dramaturgo ruso cuya obra es reconocida como una de las más importantes de la literatura universal.

Sanda viajó a Mar del Plata para integrar el jurado de la edición número 25 del festival de cine de esa ciudad ubicada a 400 kilómetros de la capital argentina.

Cuando tenía 16 años, la descubrió el ojo sensible del francés Robert Bresson para actuar en "Une femme deuce". Desde ese momento se convirtió en la musa de grandes maestros del cine y trabajó con prestigiosos directores de teatro.

Sin embargo, la mujer de 59 años confesó que a pesar de proyectar una imagen de seguridad, al inicio de su carrera dudó si sus cualidades como actriz eran reales o producto de la magia que desplegaban los directores con quienes trabajó.

"La gente me veía y decía 'Ah, esa mujer', pero yo era muy joven, muy frágil, no tenía mucha confianza en mí misma (...) El éxito es algo que duele mucho porque te sentís siempre expuesta. Al mismo tiempo es como un desafío porque te permite vencer tus propios miedos", dijo la actriz de ojos claros y hablar pausado en perfecto español, con tonada francesa.

"Entonces después para darme la posibilidad de medir mi talento de actriz empecé a hacer teatro para ver si tenía la presencia que tenía en la pantalla porque era bastante humilde, pensaba que se debía a que estaba bien acompañada por grandes directores que me querían, que me habían elegido", agregó.

SOÑAR DESDE BUENOS AIRES

Instalada junto a su marido en una zona de Buenos Aires rodeada de parques, Sanda dice que se mantiene muy activa, practica yoga, se dedica a hacer cerámica, vive en contacto con la naturaleza y evalúa tranquila sus siguientes pasos.

Este es su tercer matrimonio pero el único que considera "real". Con uno de sus anteriores maridos tuvo un hijo, que actualmente vive en Suiza, a quien ve cuando viaja a Europa para visitar a sus amigos y familiares.

En Argentina trabajó en cuatro películas de directores locales ("Guerreros y Cautivas", "Yo la peor de todas", "El viaje" y "Garage Olimpo") e interpretó a Juana de Arco, sobre un texto del francés Paul Claudel, en 2002 en el Teatro Colón de Buenos Aires, experiencia que describió como inolvidable.

"Juana de Arco fue una experiencia espléndida, que nunca voy a olvidar hasta que muera. Era extraordinario estar conectada con mi lejano país y estar en el medio de Buenos Aires en ese teatro, que es uno de los más bellos del planeta. Fue como un regalo que me venía de lejos", contó.

Sanda actualmente está evaluando tres proyectos para cine y teatro en Argentina, Estados Unidos y Francia, un país que dice no extrañar. También está entusiasmada escribiendo de a poco un libro sobre la historia de sus antepasados.

"Estoy escribiendo, tomando notas porque siempre tuve ganas de escribir algo sobre mis antepasados, una especie de biografía que tiene que ver con buscar las raíces, tener respuestas a las preguntas que siempre me hice. No hay nada más bello que una vida con sus dolores y alegrías", dijo.

Sanda, con una prolífica y respetada carrera de actriz, confesó que si pudiera volver a elegir le gustaría ser música.

"Si pudiera empezar de nuevo, lo que más admiro es el canto lírico, me hubiera gustado ser música. La vida sin música no sería igual", expresó.

"Por suerte haciendo cine podés acercarte a muchas artes, como la poesía, la literatura, la pintura, la música. Haciendo cine y teatro, conociendo artistas, también viajás. Y este movimiento permanente le viene bien a mi naturaleza", dijo.

Reporte de Lucila Sigal, editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below