Adán y Eva de Durero vuelven a Museo del Prado tras restauración

miércoles 24 de noviembre de 2010 14:11 GYT
 

MADRID (Reuters) - Los cuadros de "Adán" y "Eva", del pintor alemán Alberto Durero, vuelven a exhibirse en las salas del Museo del Prado español luego de dos años de un trabajo de restauración sobre sus superficies pictóricas y soportes.

Las tablas "Adán" y "Eva", que datan del año 1507, habían sido sometidas a una serie de restauraciones a lo largo de la historia que, al quedar superpuestas unas sobre otras, habían llegado a ocultar la concepción original de Durero y su refinada calidad técnica, indicó el miércoles el museo en un comunicado.

"Hemos intentado que las pinturas aparezcan con todas sus calidades y matices y con todas sus transiciones de luces y sombras", dijo Maite Dávila, restauradora de pintura del Museo del Prado, en declaraciones recogidas por Televisión Española.

Los soportes de las obras también se habían visto afectados por las anteriores restauraciones, especialmente la de "Adán", que sufrió la aparición de grietas longitudinales en la superficie que provocaron deformaciones y que producían sombras e irregularidades sobre la superficie pictórica, agregó.

"Todo estaba totalmente fisurado, aunque no se trasparentaba sobre la pintura. Nos habíamos encontrado con una estructura muy, muy débil", señaló por su parte José de la Fuente, restaurador del Museo del Prado, a Televisión Española.

La compleja intervención sobre el delicado estado de conservación de los soportes fue realizada gracias a la colaboración de la Getty Foundation de Los Angeles, institución encargada de llevar a cabo la financiación de la restauración, y un grupo de expertos internacionales.

Las dos obras están expuestas fuera de su sala habitual, concretamente en la sala 49, buscando llamar la atención del público sobre el complejo trabajo realizado.

Ambos lienzos serán expuestos durante cuatro meses sobre una estructura metálica especialmente diseñada para que el público pueda apreciar tanto el anverso como el reverso de las dos tablas.

Además, estarán separadas de las otras dos pinturas de Durero que posee el Museo del Prado, entre las que se encuentra su famoso "Autorretrato" de 1498.

Durero, que nació y murió en su ciudad natal de Nuremberg, fue uno de los artistas más relevantes del Renacimiento alemán desde finales del siglo XV y principios del siglo XVI.

(Reporte de Jesús Buitrago en la Redacción de Madrid. Editado por Emma Pinedo)