30 de noviembre de 2010 / 13:43 / hace 7 años

Electricista sorprende al mundo con cientos de Picassos

5 MIN. DE LECTURA

Por Pauline Mevel

PARIS (Reuters) - Pablo Picasso fue increíblemente prolífico y famoso por la generosidad con su trabajo, pero ¿fue un espíritu tan libre como para entregar cientos de sus primeras obras -una colección de valor incalculable- a su electricista?

Esa pregunta es la base de un caso judicial sobre el origen de 271 obras de Picasso, un tesoro de bocetos originales, pinturas y collages que era desconocido para el mundo del arte hasta hace unos meses y que fue presentado al público el lunes.

Expertos aún tienen que valorar toda la colección a fondo, que quedó bajo llave tras una apelación judicial de los herederos de Picasso.

Sin embargo, no hay dudad de su autenticidad. Las obras, muchas de las cuales pertenecen a los periodos azul y cubista del artista, podrían alcanzar más de 60 millones de euros (79 millones de dólares) en una subasta.

Más misterioso es cómo pudo terminar una colección tan amplia en las manos de un electricista jubilado del sur de Francia que en el pasado trabajó para la familia Picasso, o por qué se aferró a ellas durante tantas décadas.

"Tenemos preguntas, preguntas legítimas sobre la procedencia de las pinturas", dijo Claudia Andrieu, asesora legal de la Fundación Picasso, a Reuters Televisión.

"Estamos descubriendo nuevas piezas, completamente desconocidas, que nunca han sido impresas en libro alguno", agregó.

El misterio comenzó cuando Claude Picasso -hijo del artista y director de la fundación que lleva su nombre- recibió una carta de un hombre que decía tener piezas originales de Picasso y quería verificar su autenticidad.

Picasso convenció al hombre para que llevara la colección a París, alegando que no podía verificar su procedencia simplemente con unas fotografías. El hombre llegó en coche con sus pinturas en una maleta y las puso sobre la mesa.

"Sentí una gran sorpresa, naturalmente, mucha emoción por descubrir piezas que no nos eran familiares. Pero también una profunda agitación", dijo al diario francés Liberation. "Muchas de estas piezas no estaban fechadas, lo que significa que nunca deberían haber abandonado el estudio", añadió.

Los Herederos, No Convencidos

El hombre en cuestión es Pierre Le Guennec, electricista de unos 70 años que trabajó en la propiedad de Picasso en el sur de Francia durante los años de 1970. El dijo a Reuters Televisión que la mujer de Picasso le regaló las obras.

"Fue la señora (Picasso) quien me los dio. Pero si la señora me las dio, el señor estaba al tanto. No iba a hacerlo así como así, ¿no?", dijo en declaraciones en la puerta de su propiedad.

"¿Que quería que hiciera con ellos? Permanecieron en una caja junto a otras cajas que tenía de mi trabajo", añadió.

Pero los herederos de Picasso no están convencidos.

Aunque el artista era conocido por regalar bocetos en servilletas en restaurantes y hacer regalos espontáneos a sus amigos, no se hubiera separado de tal cantidad de trabajo, dijo su hijo a Liberation.

"No se sostiene, francamente", argumentó Picasso.

Andrieu, de la Fundación Picasso, aseguró que Le Guennec había cambiado su versión muchas veces, primero diciéndoles había recibido las obras del propio Picasso, luego que había sido su esposa, y alternativamente la versión de la caja y el cubo de basura.

Interrogado por la policía, dijo que las pinturas se las había entregado la mujer de Picasso, que murió en 1986.

Le Guennec negó que hubiera robado los trabajos y dijo a la cadena de radio RTL que decidió preguntar por su valor para dejárselos a sus hijos de herencia.

No queriendo arriesgarse a perder las obras, los herederos apelaron con éxito ante un tribunal que las ha puesto bajo llave. Un equipo de expertos puede estudiarlas.

Entre las obras hay nueve collages cubistas de extremada rareza, una acuarela del período azul de Picasso, varios bocetos, unas 30 litografías y más de 200 dibujos, además de retratos de la primera mujer del artista, Olga Khokhlova.

"El señor Picasso está sólo interesado en la historia del arte", dijo Andrieu. "Tenemos las piezas aseguradas y ahora depende del juez determinar de dónde se obtuvieron las obras", agregó.

(1 dólar estadounidense = 0,7606 euros)

Escrito por Nick Vinocur. Traducido en la Redacción de Madrid

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below