Alex de la Iglesia usa "balada triste" para exorcizar monstruos

lunes 13 de diciembre de 2010 13:01 GYT
 

Por Raquel Castillo

MADRID (Reuters) - Para el cineasta Alex de la Iglesia, hacer películas es una forma de liberar los monstruos que lleva en su interior, una manera de exorcizar un pasado que lo marca y del que dice no sentirse responsable.

El director de "La comunidad" (2000) y "Los crímenes de Oxford" (2007) se refirió a estos temas en la rueda de prensa de presentación en Madrid de su último filme: "Balada triste de trompeta".

"Creo que todos tenemos un pasado terrible que de alguna manera nos ha marcado y ese pasado no es culpa nuestra. No somos responsables de aquello que ocurrió y nos hacen responsable de ello", afirmó el lunes el director y presidente de la Academia de Cine de España.

Para su limpieza de alma, como él la define, De la Iglesia recurre a la comedia, la violencia y lo grotesco, creando un género muy personal que ya le ha valido un León de Plata a mejor dirección en el pasado Festival de Cine de Venecia.

"Lo bueno del cine es convertir el barro en algo que funcione, con figuritas generar una especie de trama ficción en la que los problemas y los muertos que tienes en tu interior surgen, se limpian, se ordenan, se clasifican y vuelven al lugar donde deberían volver, entonces de alguna manera se liberan", agregó.

Con su más reciente aventura logró desconcertar a la prensa del Lido veneciano y conquistó a un jurado presidido por el director estadounidense Quentin Tarantino.

Con el escenario de fondo de un circo decadente y de la mano de dos payasos -"uno triste y otro tonto"- que se enamoran de una trapecista y también actúan marcados por su pasado, De la Iglesia narra una historia a la que define como "extremista e impresionista".

"Los payasos son un símbolo perfecto de la condición humana, somos payasos, somos gente que se disfraza para salir a la calle e intentar sobrevivir", afirmó durante la conferencia de prensa ofrecida en la carpa central del Circo Price de la capital española.   Continuación...

 
<p>El director Alex de la Iglesia, durante una sesi&oacute;n de fotos en Madrid. Dic 13 2010 Para el cineasta Alex de la Iglesia, hacer pel&iacute;culas es una forma de liberar los monstruos que lleva en su interior, una manera de exorcizar un pasado que lo marca y del que dice no sentirse responsable. REUTERS/Andrea Comas</p>