Derrumbes en Pompeya generan preocupación y escándalo

sábado 18 de diciembre de 2010 08:25 GYT
 

Por Philip Pullella

POMPEYA, Italia (Reuters) - El alcalde de Pompeya, Claudio D'Alessio, no quiere pasar a la historia vinculado a Plinio el Joven, el romano que narró la destrucción de la antigua ciudad hace casi 2.000 años tras la erupción del monte Vesubio.

"La ciudad está sufriendo y perdiendo sus piezas", dijo D'Alessio, parado cerca de la Via dell'Abbondanza, la calle principal originada en las columnas del Foro en la ciudad antigua y declarada Patrimonio Universal por la UNESCO.

D'Alessio no sólo está preocupado porque es un amante de la cultura. Sabe que la economía de su moderna ciudad de 25.000 habitantes depende mucho de los turistas que llegan de todo el mundo para ver el famoso sitio arqueológico.

El mes pasado colapsaron la "Casa del Gladiador" y la pared del jardín de la "Casa del Moralista", que hace mucho se mantenía en pie.

Los derrumbes dieron lugar a acusaciones de abandono oficial por parte del Gobierno de centro-derecha del primer ministro Silvio Berlusconi y al pedido de renuncia del ministro de Cultura Sandro Bondi, quien ha efectuado recortes al gasto en artes como parte de medidas de ajuste.

"No podemos darnos el lujo de esperar. No podemos esperar otros derrumbes. Necesitamos una intervención inmediata para subsanar años de retrasos y abandono", sostuvo D'Alessio.

Como muchos otros sitios del patrimonio cultural de Italia, la antigua Pompeya es un motor de crecimiento económico que mantiene hoteles, restaurantes, guías, medios de transporte y agencias de viaje.

MINISTRO CUESTIONADO   Continuación...