Hijo del baterista de Led Zeppelin sigue el ritmo de su padre

jueves 23 de diciembre de 2010 19:42 GYT
 

Por Dean Goodman

LOS ANGELES (Reuters) - El desenfrenado baterista de Led Zeppelin John Bonham se ahogó con su vómito tras beber 40 medidas de vodka en 1980 y su partida provocó el súbito fin de una de las mayores bandas de rock.

Su hijo, Jason, comenzó a seguir sus pasos, tanto como baterista como los de bebedor. Hace más de 10 años, cuando cumplió 32, sintió que era natural fallecer a la misma edad que su padre.

"Era el más salvaje de las fiestas, quería romper cosas o arrojar una televisión por una ventana tan sólo porque papá lo había hecho", recordó Bonham, de 44 años, durante una entrevista con Reuters.

"Pasada esa etapa a los 32, casí bebí hasta morir (...) recuerdo pensar que era raro: este es mi año", agregó.

Pero con el apoyo de su esposa por 20 años, Jan, Bonham retomó el camino. Se fue de gira con los veteranos roqueros de Foreigner, formó su propio grupo y durante el otoño boreal recorrió Norteamérica en un tributo multimedia autorizado llamado "Jason Bonham's Led Zeppelin Experience".

El tour recaudó 2,1 millones de dólares tras tocar en 38 ciudades y se ubicó entre los 50 mejores de la lista anual de la revista de la industria Pollstar.

Bonham espera lanzar una segunda parte de la gira en la primavera boreal, aunque no se dieron mayores detalles.

El show "Experience" contó con Bonham a cargo de una banda cuyas fieles versiones de clásicos como "Whole Lotta Love" y "Dazed and Confused" eran mezcladas con trozos de viejas películas domésticas.   Continuación...