Fabricantes chinos ganan dinero con anillo compromiso real

miércoles 12 de enero de 2011 10:22 GYT
 

Por Royston Chan

YIWU, China (Reuters) - Puede que Reino Unido esté en el otro lado del mundo, pero los fabricantes chinos están obteniendo ganancias con el anillo de compromiso real británico mientras fabrican decenas de miles de réplicas.

El pasado noviembre, el príncipe Guillermo y su radiante prometida, Kate Middleton, mostraron con orgullo el anillo de zafiro azul, rodeado de diamantes, que había pertenecido a la madre del novio, la fallecida princesa Diana.

Decenas de fábricas situadas en la ciudad china de Yiwu, en la provincia oriental de Zhejiang, donde se encuentra el mayor mercado al por mayor del mundo de diversos artículos, como lápices, calcetines o vasos, se han apresurado a producir copias del anillo para responder a la demanda mundial.

El joyero Zhou Mingwang dijo que aprovechó la oportunidad de hacer las réplicas del anillo en cuanto se anunció el compromiso real.

"Cuando anunciaron su compromiso, vi por casualidad su anillo en internet. Sentí que tenía un gran valor conmemorativo y pensé que había un buen mercado para el producto", añadió Zhou.

Zhou dijo que su compañía decidió ponerlo en la web Alibaba.com, el mayor site de comercio electrónico de China, y que las consultas empezaron a llegar.

La fábrica de Zhou ofrece cuatro modelos diferentes del anillo con diseños y tonos ligeramente diferentes.

El más barato está hecho de aleaciones acrílicas y metálicas, mientras que el mejor de ellos está hecho de circón y cobre bañado de plata.   Continuación...

 
<p>A la izquierda, una r&eacute;plica china del anillo de compromiso de Katte Middleton, novia del pr&iacute;ncipe Guillermo de Inglaterra. A la derecha, el modelo original lucido por la futura princesa. ene 12 2011. Puede que Reino Unido est&eacute; en el otro lado del mundo, pero los fabricantes chinos est&aacute;n obteniendo ganancias con el anillo de compromiso real brit&aacute;nico mientras fabrican decenas de miles de r&eacute;plicas. REUTERS/Carlos Barria/Paul Hackett</p>