Cómo Bob Dylan y Grateful Dead ayudaron a realizar un filme

miércoles 26 de enero de 2011 16:00 GYT
 

Por Daniel Miller

PARK CITY, EEUU, ene 26 (Hollywood Reporter) - Desde el punto de vista del productor Peter Newman, sin Bob Dylan, "The Music Never Stopped" podría no haber sido realizada. Y sin Grateful Dead, probablemente tendría un final distinto.

La película es un drama familiar que muestra la relación entre Gabriel, cuya memoria ha sido gravemente dañada por un tumor cerebral y su estricto padre Henry, quien busca enmendar su fracturada relación.

Gabriel, interpretado por Lou Taylor Pucci, es capaz de recordar sus memorias olvidadas mientras escucha la música de su época de adolescente, como Dylan, Grateful Dead, The Beatles y The Rolling Stones, entre otros.

El presupuesto de la cinta fue menor a 4 millones de dólares y Newman y otros productores estaban preocupados de no poder conseguir los derechos musicales de las canciones que querían.

"Eramos conscientes de que no podríamos o no haríamos la película si no obteníamos música de ese calibre", dijo Newman. "La obra no hubiese sonado real", agregó.

Finalmente, los productores estimaron que si se les hubiese pedido pagar las tarifas a los artistas por el uso de su música, esta habría costado entre 8 y 10 millones de dólares.

La solución fue pedirle a Dylan el uso de sus canciones bajo un descuento y cuando el poeta aceptó, creó un efecto dominó, donde cada artista aceptó la tarifa reducida por canción.

Grateful Dead, que es la banda favorita de Gabriel, juega un rol importante en la película. Finalmente los realizadores utilizaron cuatro canciones de Dylan y seis de Grateful Dead. "The Music" se compone en total de 16 canciones.   Continuación...