Salud de director Jackson retrasará rodaje de "The Hobbit"

jueves 27 de enero de 2011 12:25 GYT
 

WELLINGTON (Reuters) - El rodaje de "The Hobbit" se retrasará debido a que su director, Peter Jackson, está en proceso de recuperación tras operarse de una úlcera perforada, dijo el jueves una portavoz.

Jackson, de 49 años, director de la exitosa saga de "El Señor de los Anillos" en su Nueva Zelanda natal, fue ingresado el miércoles por la tarde en un hospital de Wellington con dolores agudos de estómago.

"Peter está actualmente descansando cómodamente y sus médicos esperan que tenga una completa recuperación", dijo en un comunicado la portavoz Melissa Booth.

"No se espera que la cirugía tenga impacto en su compromiso con la dirección de 'The Hobbit', más allá de un ligero retraso en el comienzo del rodaje", agregó.

Estaba previsto que el rodaje de las dos entregas de "The Hobbit", basadas en la novela de J.R.R. Tolkien, comenzara a mediados de febrero.

La primera película llegará a los cines en diciembre del 2012, y se espera que la segunda se estrene un año después.

El rodaje se ha visto afectado por una sucesión de problemas. El más grave fue la amenaza por parte de Warner Bros. -unidad de Time Warner- de mover la producción a otro país por miedo a un boicot sindical para apoyar la demanda de un convenio colectivo.

El traslado podría haber costado a Nueva Zelanda hasta 1.500 millones de dólares, amenazando a la incipiente industria del cine del país.

Como respuesta, el Gobierno neozelandés decidió modificar sus leyes laborales para mantener en el país la producción de la película, valorada en 500 millones de dólares, e incrementar una reducción de impuestos para Warner Bros.   Continuación...

 
<p>Foto de archivo del director Peter Jackson durante el estreno de su filme "The Lovely Bones" en Hollywood, dic 7 2009. El rodaje de "The Hobbit" se retrasar&aacute; debido a que su director, Peter Jackson, est&aacute; en proceso de recuperaci&oacute;n tras operarse de una &uacute;lcera perforada, dijo el jueves una portavoz. REUTERS/Jason Redmond</p>